La Policía ha encontrado dos talones, por valor de 223.010 euros, que fueron ingresados en cuentas corrientes de Letter Graphic y New Letter, dos empresas dedicadas al buzoneo y montaje audiovisual, que facturaron trabajos ficticios al Palau de la Música y que en realidad sirvieron para tapar el pago de comisiones de la compañía Ferrovial a Convergència en contraprestación por adjudicaciones de obra pública, según El País y El Periódico de Catalunya.

Material propagandístico para CiU
El pasado 15 de marzo, la Policía registró la sede de las empresas Letter Graphic y New Letter, en un polígono industrial de Badalona, donde encontraron albaranes de entrega de material propagandístico para Convergència i Unió. La fecha de esas facturas es posterior a julio de 2009, cuando los Mossos registraron el Palau. Al saberse investigados, los implicados “no pudieron continuar” con el viejo sistema de emitir las facturas a través del Palau tuvieron que establecer “una relación directa”, según los investigadores.

Dinero de Ferrovial
Los 18 millones de euros desviados en cheques cobrados en efectivo representan más de la mitad del dinero desviado del Palau. Los investigadores sospechan que parte del dinero corresponde a fondos aportados previamente por la constructora Ferrovial para pagar a CDC por adjudicarle obras como la Ciudad de la Justicia y la línea 9 del metro. En esas operaciones, el Palau de la Música hizo, presuntamente, de intermediario.

Opacidad de los bancos sobre la trama
La Policía se ha encontrado en su investigación con la opacidad de los bancos, según lo apunta en su informe. La entidad donde se cobraron la mayoría de los cheques, Catalunya Caixa, “no facilitó dato alguno de los años 2002, 2003 y 2004”, lo que “conculca” la ley de prevención del blanqueo de capitales, ya que debería haber conservado documentación “hasta abril de 2004”.