El paro y la corrupción siguen siendo con diferencia los dos principales problemas citados por los españoles, según el último barómetro  del Centro de Investigaciones Sociológicas (CIS), aunque baja ligerísimamente la preocupación por el desempleo y aumenta la derivada de los casos de corrupción. Es más, la corrupción sigue estando a mucha distancia del paro, casi 30 puntos por debajo.
El último sondeo del CIS fue realizado entre los días 2 y 13 de septiembre, y, según sus datos, el 75,3% de los españoles considera el paro como uno de los principales problemas (en el último barómetro, correspondiente al mes de julio, era del 77%), mientras que el 42,7 % muestra su preocupación por la corrupción (el 41,5 % en julio).

Manipulación de titulares
La agencia Efe ha titulado sus teletipos afirmando que ha bajado la preocupación por el paro y que ha mejorado la percepción de los españoles sobre la situación económica. Bien, la preocupación por el paro ha bajado menos de dos décimas (1,7) y sigue en máximos históricos.

También destaca que septiembre ha sido el mes de la legislatura con menor porcentaje de españoles que consideran "mala" o "muy mala" la situación económica actual, bajando por primera vez del 80% (78,8%) con un descenso de un 1,2%.  Pero lo realmente llamativo es que es prácticamente inexistente el número de españoles que demoscópicamente consideran la situación económica como "buena o muy buena", tan solo es un 1,6% y sin embargo se afirma que  "marcaron récord". Es sin duda un magnífico ejercicio de manipulación.

En tercer lugar después del paro y la corrupción repiten los problemas económicos con un 28,8% y el cuarto es, otra vez, para la clase política, con un 25,8% de menciones. También en septiembre, coincidiendo con el arranque del curso escolar, creció la inquietud por la educación, que ocupa sexto lugar con un 9,6% de alusiones.

Leve aumento del independentismo
Mientras se habla de "récord" positivo porque un 1,6% de españoles ven la situación económica como buena o muy buena, se califica de "leve" que el independentismo en Cataluña haya subido un 1,3%. El porcentaje de españoles que prefiere un Estado sin autonomías ha descendido en los dos últimos meses del 20,7 % al 19,5, mientras que los partidarios de la independencia de las comunidades, del 9,8 % al 11,1%. La encuesta del mes de septiembre muestra un nuevo descenso de quienes quieren que el modelo de Estado autonómico se mantenga como está: un 35,3 % en junio, un 34,5 % en julio y un 33,5 % en septiembre. También son menos quienes apoyan que las comunidades autónomas tengan menor autonomía de la que ahora gozan, un 10,6 % en el anterior sondeo y un 9,2 % en septiembre.