Según explica El País en su editorial, “la justificación de un ajuste tan duro, probablemente el más drástico del que se tiene memoria desde 1975, es que el déficit público de este año, que debería ser del 6% para cumplir los compromisos con la CE, llegará en realidad al 8%. El diario recuerda que la subida de impuestos anunciada ayer fue “permanentemente negada por Mariano Rajoy durante la campaña electoral y su discurso de investidura”.

La táctica del PP
El País carga contra la táctica del PP de “rasgarse las vestiduras a propósito de la situación de los ingresos y los gastos públicos”, cuando la “extrema debilidad financiera de las autonomías gobernadas por el PP era un indicio suficiente para conocer la raíz del problema”. Una actitud que, según el diario, “causa desasosiego”, porque “Rajoy prometió llamar al pan, pan y al vino, vino. Sin embargo, a la primera oportunidad, su Gobierno ha venido a hacer buenas las acusaciones del candidato Rubalcaba en el sentido de que los populares planeaban un drástico ajuste que se negaba a desvelar”.

El regreso de la burbuja
El periódico critica especialmente la recuperación de la deducción fiscal por vivienda en propiedad, que ve como un intento de volver a la burbuja inmobiliaria, y considera que el recorte presupuestario anunciado “conduce indefectiblemente a una recesión prolongada”.

Parches
“El equipo económico ha optado por unos parches apresurados, para cubrir las urgencias del déficit, y hacerlos pasar por una reforma fiscal. Es, exactamente, lo que hizo el Gobierno anterior y suscitó las críticas inmisericordes de los ortodoxos de la tributación”, afirma el editorial de El País.

La derecha mediática justifica los recortes
En el extremo opuesto, la derecha mediática aplaude el paquete de medidas anunciado por el Gobierno popular y lo justifica en el déficit del 8%, superior, según subraya, que el reconocido por el Ejecutivo socialista.

El Gobierno de la verdad
Para La Razón, el “Gobierno de la verdad” se ha visto obligado a “un ajuste extraordinario” por el “déficit del PSOE”, que ha “ocultado” por “desconocimiento, por mala fe o por incompetencia”.

Inevitable
En ABC se califica el ajuste anunciado ayer por la vicepresidenta Soraya Sáenz de Santamaría de “contragolpe a la crisis” y se justifica también por los “dos puntos porcentuales por encima del previsto por el Ejecutivo saliente”. Era “inevitable”, concluye el decano de los diarios de la derecha.

Elogios de La Gaceta
La Gaceta
da gracias al Gobierno de Rajoy, que , “por fortuna, a diferencia de Zapatero, no se ha quedado de brazos cruzados durante estas vacaciones navideñas y se ha puesto manos a la obra para reconducir la situación”. Y aclara que el déficit más elevado del reconocido por el Ejecutivo socialista “ha obligado al PP a aplicar un ajuste aún más severo del que tenía previsto”.

Exige responsabilidades a zapatero
Todos los apoyos para el Gobierno popular y dardos contra el Ejecutivo saliente. “ZP no debe irse de rositas: actuó con deslealtad al ocultar el volumen de déficit”, sentencia el diario de Intereconomía, donde su director, Carlos Dávila, también se centra en atacar a los socialistas.

 La cirugía buena
“Sobre este año podría escribir muchas cosas y una sola buena: que se han marchado estos barreneros socialistas”, escribe Dávila en su columna En el día de hoy. “Ahora, por lo menos, tenemos un Gobierno digno, decente y solvente. Ayer ya nos ha caído bastante. Si este tsunami hubiera tomado España hace años (¡qué digo tres, ocho!) ahora no estaríamos como Carpanta. Tómenlo con resignación, que a veces la cirugía –esto es lo que se nos propone– no es el fracaso de la medicina, sino de la mala práctica que es la que hemos venido padeciendo”, afirma el director de La Gaceta.