“Rosa Díez y algunos políticos importantes con los que comparto carné de partido siempre tendrán por mi parte mucho más respeto y consideración de la que ellos están demostrando, sobre todo porque yo nunca les llamaré ‘traidores’ por tener una opinión. Sus descalificaciones de trazo grueso no nos hacen peores a quienes defendemos lo que escribo en este texto, pero deben de tener claro que no les aporta nada de razón y sí les califica oportunamente”, escribe el político popular en su artículo en El País.

Mayor Oreja
El mensaje de Sémper viene como anillo al dedo al portavoz del PP en la Eurocámara, Jaime Mayor Oreja, que ha manifestado abiertamente su oposición a la política antiterrorista llevada a cabo por el Gobierno de Rajoy, de continuidad con medidas impulsadas por los socialistas como la llamada vía Nanclares de reinserción.

El exministro de Aznar cree que el Gobierno de Rajoy se equivoca
Tras conocer el plan de reinserción del Gobierno de Rajoy, Mayor Oreja consideró que “el mayor error, el mayor desenfoque que se puede cometer es dar la impresión o trasladar la idea de que se está administrando el final de ETA, cuando la verdad es que estamos en la víspera de un desafío impulsado por la banda terrorista. Todo lo que favorezca la mentira, es decir, todo lo que fue el mal llamado proceso de paz es un error, un desenfoque. Reconozco que oídas una serie de declaraciones no se entiende bien [el plan] cuando se insiste en que hay un plan y un programa y al mismo tiempo que no hay un cambio en la política penitenciaria”. El exministro se ha posicionado junto al ala más dura de las víctimas del terrorismo.

Rosa Díez llamó traidores a los del PP
Por su parte, Rosa Díez acusó al Gobierno de “engañar” y “traicionar” a los ciudadanos“ al buscar la excarcelación de presos. “A los presos de ETA no hay que regalarles nada. Que cumplan la ley”, exigió la diputada de UPyD.

La líder de UPyD mantiene su acusación
Hoy, en una entrevista en Los Desayunos de TVE, Rosa Díez ha sido preguntada por el artículo de Borja Sémper, y por el calificativo de "traidores" que ella usó para referirse al PP por la puesta en marcha del plan de reinserción de presos terroristas. La dirigente de UPyD ha dicho que no se arrepiente de esa expresión y que su partido “trabaja cada día para no hacerse acreedora del título de traición".

Sémper defiende el plan de reinserción
En su texto en El País, el presidente del PP en Guipuzkoa defiende la política penitenciaria que mantuvo el Gobierno socialista y apoya el plan de reinserción de presos, como continuidad de aquella política. “El anuncio del Ministerio del Interior de un plan integral para la reinserción de presos terroristas me parece una medida oportuna, eficaz e inteligente para continuar debilitando a ETA. Si un preso se desmarca, rechaza la violencia, o reniega de ETA, ya no hay disciplina de la banda de la que alejarle. No nos debería preocupar dónde cumple un preso su condena, en qué ciudad o comunidad autónoma está su cárcel”, escribe Borja Sémper.

Mayor Oreja corrigió al ministro del Interior
El Partido Popular no mantiene una posición homogénea sobre ETA y la política penitenciaria. En marzo último, Mayor Oreja se permitió corregir al ministro de Interior, Jorge Fernández Díaz, al afirmar que ETA no ha sido policialmente derrotada y no estamos en el final de la banda. “Pese a lo que dicen muchos, no estamos administrando el final de ETA y que ese es “el mayor desenfoque que podemos dar a lo que sucede hoy”.

Poli bueno, poli malo
Nadie en el PP para los pies a Mayor Oreja, ni siquiera Rajoy, quien en la pasada campaña para las generales sacó partido de las posiciones ultraradicales del exministro de Aznar para dar una imagen de mesura de sí mismo. El ahora presidente del Gobierno juega a la ambigüedad al no defender abiertamente un cambio en la política antiterrorista del PP, que está siendo continuista con la política llevada a cabo por Zapatero, a quien tanto criticó cuando estaba en la oposición. Rajoy se ha limitado a negar que el plan de reinserción anunciado por su Ejecutivo represente beneficios penitenciarios y un giro en las posiciones de su formación.