El flamante nuevo director general de la Policía, el neocon Ignacio Cosidó, que ya durante su labor en el Congreso se encargó de presentar reiteradamente a los Cuerpos y Fuerzas de Seguridad del Estado como un juguete en manos de Rubalcaba, desembarcó prometiendo una nueva era. Así, el Cuerpo “jamás” sería instrumentalizado “al servicio de ningún otro interés que no sea el interés general” y su política de personal se guiaría por “criterios objetivos de mérito, capacidad y antigüedad”.

Cese de hasta 14 mandos…
Pero nada más llegar empezó el carrusel de ceses y nombramientos de hombres de su confianza para nueva cúpula policial, entre ellos el nuevo jefe superior de Policía de Madrid, Alfonso José Fernández Díez. En la línea de su director, Fernández Díez pretendió hacer lo mismo y rodearse de afines, y se puso manos a la obra cesando a 14 mandos, entre ellos varios comisarios de distintos distritos de Madrid, según informa Madridiario.

… saltándose la ley
Aunque acababa de llegar, Fernández Díez comunicó el cese a los mandos dando razones como que no tenían un perfil adecuado, que no contaban con su confianza o que no le gustaba su forma de trabajar. Sin embargo, los sindicatos policiales ya habían conseguido en 2009 que el Tribunal Supremo pusiera límite a los puestos de libre designación con el fin de prevenir la politización del Cuerpo.

El responsable reconoce que lo ignoraba

Fernández Díez tuvo que dar marcha atrás y lo hizo con un correo electrónico dirigido a los mandos afectados en los que reconocía que no conocía la ley: "Siento profundamente los quebrantos que mi proceder, originado ignorantemente, hayan podido ocasionarte en tus expectativas personales y profesionales". Y reclama a los comisarios cesados temporalmente que continúen su labor con “actitud y dedicación”.

Lío monumental
El problema está lejos de arreglarse, entre los cargos destituidos hay confusión por estos vaivenes de sus superiores y también se teme el descrédito de este tipo de acciones para la Policía en general. Además, de momento lo que Fernández Díez ha ofrecido a los comisarios no es seguir en sus puestos según apunta El País –sus relevos ya estaban también preparados-, sino que elijan una comisaría de distrito o de los municipios de la región, para que mantengan su rango.