Según el diario de Pedro J. Ramírez, el secretario de Relaciones Institucionales y Política Autonómica del PSOE, Gaspar Zarrías, mantuvo anteayer una reunión en la isla de Lanzarote con el objetivo de convencer al secretario general de los socialistas canarios, José Miguel Pérez, y al vicesecretario general, Francisco Hernández Spínola, para que ayuden a que la mayoría de los 30 delegados de su federación opten por Rubalcaba en el 38º congreso que el PSOE celebrará a principios de febrero en Sevilla.

Fuentes socialistas niegan la reunión
El diario reconoce, no obstante que todas las fuentes consultadas de entre los socialistas canarios alegaron ignorar la celebración de tal reunión. El secretario de Organización del PSOE en las islas, Julio Cruz, dijo a El Mundo que ese encuentro no se había producido y menos en Lanzarote.

"Los machetes no serán necesarios"
Rubalcaba ha estado ayer en RVE, donde ha afirmado que no tiene “ningún miedo” a enfrentarse a la exministra de Defensa Carme Chacón o a cualquier otro candidato, pero que no se le escuchará “ninguna descalificación contra un compañero que luego pueda ser utilizada como arma contra ese compañero por otro partido". A continuación, el exvicepresidente agregó que las primarias socialistas “no es la jungla”, y que confía en que “los machetes no serán necesarios".

Los grandes líderes guardan silencio
Mientras, el PSOE ha abierto el proceso para designar a los casi mil delegados que acudirán del 3 al 5 de febrero al 38 congreso federal. Los militantes no han podido escuchar de los grandes líderes del partido su opinión sobre los dos candidatos. Guardan silencio, incluso Felipe González, que se volcó junto a Rubalcaba en la campaña electoral, pero se ha limitado ahora a decir cuando le han preguntado sobre el exvicepresidente que “es muy valioso”, pero no quiso responder si lo veía como secretario general del PSOE. Sin embargo, sí dio por bueno que una dirigente catalana pudiera estar al frente del partido, cuando fue preguntado sobre Chacón.

Zapatero, neutral
El actual secretario general, José Luis Rodríguez Zapatero ha decidido mantenerse neutral, aunque hizo público su apoyo a Rubalcaba hace unos meses. Lo mismo, otros miembros de la saliente Ejecutiva Federal, como el vicesecretario general, José Blanco; el secretario de Organización, Marcelino Iglesias, y el presidente del partido, Manuel Chaves.

Alonso y Madina, también se mantienen imparciales
Tampoco se han expresado el portavoz provisional del Grupo socialista en el Congreso, José Antonio Alonso, ni su secretario general, Eduardo Madina, quien estuvo en las quinielas como posible candidato a liderar el PSOE. Algo que él mismo descartó con firmeza.

Algunos dirigentes sí han adoptado una postura
Es la misma postura que mantienen otros nombres influyentes del PSOE, como Javier Solana, Joaquín Almunia, Alfonso Guerra, María Teresa Fernández de la Vega, Pedro Solbes, José Bono o Jesús Caldera. Otros, sin embargo, si han dejado ver sus preferencias, es el caso del navarro Roberto Jiménez, firmante del manifiesto "Mucho PSOE por hacer", que apoya a Chacón, o el de Óscar López, líder de los socialistas de Castilla y León, muy cercano a Rubalcaba.

Otros dirigentes del partido apoyan abiertamente a uno u otra candidata. Elena Valenciano, María González, Juan Moscoso, Jaime Lissavetzky, Rafael Simancas o Diego López Garrido son partidarios de Rubalcaba, mientras Miguel Ángel Moratinos, Leire Pajín, Francisco Caamaño, Juan Fernando López Aguilar, Cristina Narbona o Josep Borrell, están con la exministra.