Las bolsas europeas vivían este jueves una nueva jornada negra con fuertes caídas. En el caso de España el pesimismo se traducía en el cuarto mayor descenso del año, y el Ibex-35 se anotó hoy su cuarta mayor caída del año, el 4,62 %, perdiendo de nuevo el nivel de los 8.000 puntos. Los expertos apuntan como razón para que primaran las órdenes de venta a la decepción por la falta de medidas de la Reserva Federal para hacer frente a los retos de la economía estadounidense y la consiguiente falta de estímulo para el resto de las economías que, como la Europea, aparecen amenazas por un nuevo estancamiento.

Mala apertura en Wall Street
Entre las caídas generalizadas en Europa destacó París, que se dejó más de un 5%. La apertura de la Bolsa de Nueva York añadió tensión al abrir con un descenso superior al 3% y la pérdida de la cota de los 11.000 puntos básicos, digirendo mal el anuncio de la Fed y el pesimismo europeo.

Decepción por la operación "twist" de la FED
El parqué neoyorquino retomaba así los números rojos de la pasada jornada, cuando el Dow Jones cayó el 2,49 % después de que los inversores se vieran ampliamente decepcionados por la operación "twist" anunciada por la Reserva, que supone un canje de bonos del Tesoro de corto plazo por otros de más largo plazo por 400.000 millones de dólares. Además, las señales de alerta sobre la debilidad económica de la primera potencia mundial influyeron en el ánimo vendedor de los inversores, que también vieron con miedo la decisión de Moody's de rebajar la calificación de la deuda de Bank of America (que bajaba hoy el 3,84 %), Wells Fargo (-2,36 %) y Citigroup (-3,68 %).