El decisivo comité federal del domingo para decidir la postura en torno a la abstención o no a la investidura de Mariano Rajoy llega con un esfuerzo muy marcado por parte de la gestora no solo para permitir un Gobierno sino también para ofrecer la mayor imagen de unidad posible. Javier Fernández no quiere disensiones una vez tomada la posición. Los 259 miembros del comité federal con derecho a voto son: los secretarios generales de cada región, los coordinadores de las seis organizaciones sectoriales (Educación, Medio Ambiente, -Sanidad, Participación, Emprendedores y Sociedad de la Información), el secretario general de Juventudes Socialistas y otros cinco miembros de esta organización, los portavoces en el Congreso, Senado y Parlamento Europeo y el presidente de la FEMP. Luego también están los designados por la dirección y los delegados que elige cada federación, por lo que las direcciones regionales (uno como mínimo uno por comunidad autónoma, tres si hay más de una provinciay por último en función de los militantes, lo que hace de Andalucía la más poderosa) tienen gran peso

El aval para permitir el Gobierno de Rajoy parece hecho por el mayor peso de las federaciones favorables a esa posición, si bien la fórmula -que se abstengan todos o los mínimos imprescindibles- y la aceptación por todos de la decisión final parece más difícil. 
Las fuerzas llegan así de cara al domingo. 


Andalucía. Señalado tras el descabezamiento de Sánchez, el PSOE andaluz atendió las voces que le reclamaban un paso y explicitó esta semana su apuesta por la abstención. Aunque en el feudo de Susana Díaz se han producido algunos pronunciamientos por el ‘no’ en agrupaciones locales, como Cádiz o Dos Hermanas (Sevilla) el hecho de que los delegados sean elegidos por la dirección dejan pocas dudas sobre la postura final, clave en este caso por el peso andaluz en el comité. 

Asturias. La federación controlada por el presidente de la gestora, Javier Fernández, el encargado de pilotar personalmente la transición del ‘no es a no’ a la abstención… y recomponer el partido después. Aboga claramente por el no en primera ronda para expresar “rechazo” a las políticas de Rajoy y abstenerse en la segunda y definitiva. Además del crédito con el que cuenta entre los socialistas asturianos los cambios acometidos desde la gestora confieren más presencia a personas de su confianza: la dimisión de la Ejecutiva de Sánchez ha sacado del comité a dos de sus colaboradores asturianos, Adriana Lastra y María Luisa Carcedo, mientras que introduce a Vicente Álvarez Areces como nuevo portavoz del Senado.

Baleares. Francina Armengol, presidenta de Baleares y del PSIB-PSOE, ya transmitió personalmente a Fernández su ratificación en el ‘no’ y el mensaje de que la decisión sobre permitir a Rajoy gobernar debía tomarla la militancia, ya que considera que sería un “viraje histórico”. Lo que no ha aclarado es si los diputados del PISB mantendrían la disciplina de voto en el momento de la investidura si se trata de abstenerse.  

Cataluña. El caso que más preocupa en la dirección del partido, no solo porque Miquel Iceta se ratifique en la defensa del ‘no’ durante el comité y mantenga que aunque puedan aceptar una “abstención técnica” sería con los diputados mínimos imprescindibles, once, y ninguno de los siete del PSOE. El problema añadido es la creciente tensión entre la dirección federal y el PSC como partido autónomo, que dificulta los equilibrios.

Galicia. Es una de las federaciones más divididas y uno de los símbolos más patentes de la labor de reconstrucción necesaria: la gestora provisional que rige Ferraz está abiertamente enfrentada a la gestora provisional que puso Sánchez al frente del PSdeG, en manos de Pilar Cancela. Y sin embargo hay hasta ‘terceras vías’ en clave interna: la presidenta de la diputación de Pontevedra, Carmela Silva, también está enfrentada a Cancela pero irá el domingo a Ferraz a defender el ‘no’ para evitar “más PP y más Rajoy”. El alcalde de Vigo, Abel Caballero, presidente de la FEMP, miembro del comité federal y una de las voces con más peso en el PSdeG, ha sido un activo crítico con el anterior secretario general y abogó claramente por la abstención para evitar terceras elecciones. “En Galicia hicimos campaña con el ‘no es no’ y Feijóo, que estaba de salida, ganó las elecciones”, mantiene.

Cantabria. La secretaria general del PSOE de Cantabria, Eva Díaz Tezanos, se había mostrado algo ambigua en las semanas previas pero finalmente ha anunciado que el domingo llevará personalmente a Madrid un ‘no’ a Rajoy para transmitir el “sentir mayoritario” de los militantes.

La Rioja. La mano derecha de Sánchez en el PSOE fue César Luena como su secretario de Organización, que sigue llevando las riendas de la federación riojana como secretario general. Luena ha anunciado este viernes que defenderán el ‘no’: “Nosotros no cambiaremos nuestro compromiso con los votantes riojanos, que es el no a Rajoy”. En cualquier caso Luena apuntó que defiende la disciplina de voto de cara a la investidura.

Comunidad Valenciana. El viernes el PSPV era una incógnita aún. El secretario general y presidente valenciano, Ximo Puig, fue uno de los barones que participó en el descabezamiento de Sánchez pero ha coqueteado con el ‘no’ hasta el final, en parte acuciado por parte de su Ejecutiva y por el hecho de que gobierna con el apoyo de Compromís y Podemos. El secretario general del partido en Valencia, José Luis Ábalos, que también es diputado nacional, defiende el ‘no’ pero también ha anunciado que acatará lo que se decida.

Madrid. La secretaria general del PSOE de la Comunidad de Madrid es la ‘sanchista’ Sara Hernández aunque la federación también es una de las más fracturadas. La número dos por Madrid en las elecciones, Margarita Robles, se ha ratificado en cerrar el paso a Rajoy pero no ha dejado claro que haría llegado el caso de tener que abstenerse en el Congreso. LLos delegados que mantendrán el 'no' y los que cambiarán de postura están muy equilibrados. 

País Vasco. “Me niego a pensar que vamos a decidir abstenernos a Rajoy”, ha declarado la líder del PSE, Idoia Mendia. Una de las voces que se mantiene fiel a Sánchez ha ironizado con que tiene “curiosidad por oír a todos esos compañeros que en su día admitieron por unanimidad el ‘no’ a Rajoy”. El domingo apostará junto a sus delegados por mantener lo decidido en diciembre. 

Aragón. La federación aragonesa ha vivido una evolución desde el 'no' hasta la abstención. El presidente de Aragón y secretario general del PSOE aragonés, Javier Lambán, ha ido cambiando su discurso. Antes del verano aseguraba no ver razonable que los socialistas ayudasen a Rajoy a ser presidente. “Por la vía de la abstención o por la vía del voto activo mucho menos", decía. Ahora, a las puertas del comité en el que se decidirá que votar en la investidura, a Lambán no le daría “urticaria” una abstención. Además, asegura que los socialistas aragoneses respetarán "escrupulosamente" la decisión. En cualquier caso su federación cuenta con una de las diputadas que más están combatiendo el cambio de postura. Susana Sumelzo, que integró la Ejecutiva de Sánchez, ha anunciado que no se abstendrá aunque lo decida el comité y que varios compañeros de escaño podrían hacer lo mismo.

Canarias. El PSOE canario llega al Comité de este domingo completamente dividido o, mejor dicho, partido en dos. La Ejecutiv regional, formada por siete miembros, se puede dividir entre los tres que están en contra de la abstención y los cuatro que la apoyarían.

Castilla-La Mancha. Emiliano García-Page es una de las caras que vio con buenos ojos la salida de Pedro Sánchez y desde el PSOE de Castilla-La Mancha se da por hecha la abstención del PSOE. Ante la posibilidad de mostrar un partido fragmentado, no ha dudado en lanzar una advertencia al PSC para que respeten la disciplina de voto y lo que se decida este domingo. 

Castilla y León. Luis Tudanca es uno de los barones más próximos a Pedro Sánchez y, desde esta posición, defiende plenamente el 'no es no'. El secretario del PSOE en Castilla y León considera un suicidio para los socialistas votar a favor de la investidura de Rajoy. "No quiero que el PSOE se suicide con una abstención en la investidura de Rajoy", ha dicho en los últimos días. Sin embargo no controla del todo a sus delegados y algunos se decantarán por seguir las pautas de la gestora.

Extremadura. El presidente extremeño, Guillermo Fernández Vara es uno de los claros defensores de la abstención. "Un partido de gobierno o gobierna o deja gobernar", esta es la tesis que mantiene y, como el PSOE no puede formar Gobierno, debe dejar que lo haga el PP.

Según ha explicado en diferentes ocasiones, nadie" en su partido quiere a Rajoy como presidente, pero "no hay alternativa”. Ahora, sólo les queda hacer una buena oposición. Además, Vara ha culpado a Podemos. "Que nadie olvide que estamos así porque Podemos no apoyó un gobierno del PSOE". 

Murcia. Otro caso en el que la federación aparece dividida y hay dudas sobre cuántos votos aportarán a cada posibilidad. "La ciudadanía ha querido que estemos en la oposición y ahí vamos a estar, con responsabilidad, como siempre hemos hecho”, decía Rafael González Tovar y, por eso, desde el PSOE de Murcia defienden el voto negativo a la investidura de Rajoy. Tovar ha defendido que hay que repetir un “no rotundo” hacia el PP y Mariano Rajoy “todas las veces que hagan falta”. Pero a pesar de las consignas de Tovar algunos de los delegados murcianos apoyarán la abstención en el comité.  

Navarra. Desde el PSN-PSOE se ha reiterado siempre el 'no' a Rajoy. Eso sí, según ha explicado su secretaria general, María Chivite, "asumirán" lo que decida el comité. "Acataremos la disciplina de voto de lo que se decida", ha anunciado.