La manifestación a favor de los presos de ETA en Bilbao ha sido finalmente prohibida por el juez de la Audiencia Nacional Eloy Velasco. Previamente, Pablo Ruz le había pasado la patata caliente al no ver "a priori" indicios de que en la marcha se pueda cometer un delito de enaltecimiento del terrorismo.  Pese a rechazar la necesidad de tomar medidas para prohibirla de forma cautelar, con esta decisión dejó abierta la posibilidad de que fuera su compañero quien desautorizara el acto, tal y como ha ocurrido.

Los convocantes, al dictado de Herrira
Velasco es el instructor de la causa contra Herrira y la Fiscalía considera que la convocatoria de la manifestación por parte de "Tantaz tanta" obedece a la estrategia de Herrira, cuyas actividades fueron suspendidas judicialmente por ese magistrado. En su informe pidiendo la prohibición, el ministerio público destaca que de la documentación intervenida en la operación contra Herrira en septiembre de 2013 se desprende que esta plataforma es "la diseñadora o autora de una dinámica llamada 'Tantaz Tanta', cuyo objetivo es conseguir las máximas adhesiones posibles a sus movilizaciones sociales en apoyo a los presos de ETA".

Burla de la suspensión
El fiscal entiende que la convocatoria de "Tantaz tanta" debe ser prohibida no por ser "ilícita", sino porque pretende burlar la suspensión de actividades por dos años de Herrira acordada por Velasco tras la detención de 18 dirigentes de esa plataforma.

En su auto, emitido después de que el juez Pablo Ruz dejase en sus manos la decisión sobre la celebración de la marcha, Velasco ordena a la Ertzaintza, a la Policía Nacional y a la Guardia Civil que tomen las medidas necesarias para impedir que se celebre el acto convocado por Herrira.