Un informe policial incorporado recientemente a la causa al que tuvo acceso el diario El Mundo ya apuntaba a Francisco Álvarez-Cascos, que pugna ahora por revalidar la presidencia del Principado de Asturias después de haber convocado elecciones anticipadas tras no haber logrado consenso suficiente para sacar adelante los presupuestos. Según la Unidad de Delitos Económicos y Financieros (Udef), las siglas "P.A.C." que aparecían en la contabilidad de la trama correspondían al exministro Cascos. Este informe fue desmentido por el PP, que aseguró que se basaba en informes antiguos ya rechazados por la Justicia.

Según consta en la documentación remitida por AENA al juez Ruz, las empresas investigadas obtuvieron más de 1,8 millones de euros. En concrto FCS y Special Events, vinculadas al presunto cabecilla de este caso de corrupción, Francisco Correa, y a su lugarteniente y exdirigente del PP gallego, Pablo Crespo. Según asegura la SER, la mayor parte de los contratos son de los años 2001 y 2002. Solo uno data de 2000.

En la causa están imputados Ángel López de la Mota, director de Comunicación de AENA con Cascos, y José María Gavarri, extrabajador de la empresa Centros Logísticos Aeroportuarios, participada al 100% por AENA.