Las medidas populistas se pueden volver en contra de quien las promueve y es lo que les está pasando al presidente de Extremadura, José Antonio Monago, quien en la comparecencia a petición propia en el Parlamento extremeño para intentar demostrar que sus viajes a Canarias, para ver a su novia por aquel entonces, se los había pagado él. A parte de contar su quinta versión sobre los viajes, Monago hizo un anuncio que acaparó portadas: ponía a la venta el edificio que ha sido residencia oficial de los presidentes extremeños, conocida ya popularmente como 'la Moncloa extremeña'. Monago en dicho debate quiso erigirse en campeón de la austeridad y gladiador contra la corrupción, pero la venta a un posible comprador particular del edificio se le ha vuelto en contra, aunque la Delegación del Gobierno ha acabado saliendo a rescatarle.

Como si fuera un 'piso' más... un portal de compraventa ha incluido la residencia del Presidente de la Junta. A muchos extremeños no les ha gustado. Foto El Idealista.com Como si fuera un 'piso' más... un portal de compraventa ha incluido la residencia del Presidente de la Junta. A muchos extremeños no les ha gustado. Foto El Idealista.com



Manifestación
La Federación de Asociación de vecinos Emérita Augusta (Mérida), sindicatos como UGT, CCOO y SGTEX, y todos los partidos de la oposición como PSOE, UPyD y los regionalistas Prex-Crex, además de -y esto es llamativo- Izquierda Unida, socio de gobierno de Monago, respaldaban la convocatoria de manifestación para  las 19:30 horas de esta tarde en Mérida, que finalmente ha acabado siendo prohibida por la Delegación del Gobierno por "no haberse comunicado en plazo".

Decisión política
El presidente de la Federación de Asociaciones de Vecinos y también portavoz del colectivo ciudadano 'No se vende', Pablo Simón González, ha señalado que la prohibición de la Delegación del Gobierno es porque han pedido el permiso "con menos de diez días" de antelación. Simón ha señalado que en la concentración de esta tarde "no se iba a cortar el tráfico", ni "se iba a crear ningún desorden público". A lo que ha añadido que estas concentraciones "por vía de urgencia" "normalmente se autorizan todas" y la decisión que se ha tomado por parte de la Delegación del Gobierno con respecto a la de este jueves es "política".

Una venta que solo defiende el PP
La propuesta de Monago para vender el edificio que acabaría en manos privadas está recibiendo un aluvión de críticas, las asociaciones de vecinos han pedido al presidente extremeño que dé marcha atrás en la decisión y consideran que no es más que una "cortina de humo" del dirigente del PP para desviar la atención de sus polémicos viajes a Canarias con cargo al Senado. A estas alturas la venta de la antigua residencia oficial extremeña solo es defendida por el PP y el Gobierno de la Junta extremeña, quienes insiste en hablar de "palacio presidencial", en recordar que los anteriores presidentes socialistas se gastaron casi un millón de euros en remodelarla y que con su venta se quiere dar ejemplo de lucha contra el despilfarro. Sin embargo la posibilidad de que la casa con jardín acabe en manos privadas no convence a la opinión pública. La Junta de Extremadura, a través de su gabinete de prensa, sostiene que no dará marcha atrás en la venta del inmueble y han recibido "numerosos llamadas de instituciones" interesadas en adquirir el edificio, aunque ninguna de particulares.