Fernández Díaz ha explicado que los verificadores internacionales han intentado ponerse en contacto con el Gobierno, pero ha puntualizado que el Ejecutivo no les reconoce "ninguna legitimidad", porque no necesita "verificadores internacionales" ya que le basta para realizar esa labor con la Guardia Civil y la Policía.

"Para derrotar policialmente a ETA nos ha bastado con los cuerpos y fuerzas de seguridad (del Estado) y con ellos mismos tenemos suficiente para verificar si ETA se disuelve", ha declarado a los medios de comunicación antes de participar en el congreso del PP catalán.

Rechaza cualquier negociación sobre el desarme de ETA
El ministro del Interior ha anunciado que el Gobierno rechaza cualquier negociación sobre el desarme de ETA y ha exigido la "disolución incondicional" de la banda terrorista. "El Gobierno ni ha negociado, ni negocia, ni jamás va negociar con ETA. Lo que le exigimos es su disolución incondicional", ha insistido.

Fernández Díaz ha concluido que ETA debe dejar de "engañar" a sus presos y decirles la verdad que es que el Gobierno no entrará en ninguna negociación.

Política penitenciaria
Sobre la política penitenciaria, el titular de Interior ha reiterado que si los presos se desvinculan de la banda, "y en el marco de la ley y sólo en el marco de la ley, podrán acceder a los beneficios penitenciarios que la ley exige y otorga a los reclusos".