Con el objetivo de reducir la contaminación para cumplir con los estándares de Bruselas, el Ministerio de Fomento, con José Luis Ábalos como ministro en funciones, está estudiando la posibilidad de limitar los vuelos en distancias cortas que se puedan realizar en tren en menos de tres horas. Esta iniciativa ha empezado a verse en países como Suiza, y los últimos días le han seguido otros como Francia y Holanda.

Viajes que podrían verse afectados por esta nueva medida que está en el aire, sería por ejemplo Madrid-Sevilla: 533 kilómetros que se recorren en poco más de una hora en avión, o 2 horas y media en tren de alta velocidad; o Málaga-Madrid: 529 kilómetros, poco más de una hora en avión y no llega a las tres horas en ferrocarril.

El periódico Vozpópuli se ha puesto en contacto con el Ministerio, y desde Fomento les han dicho que esta alternativa “tiene entre sus prioridades la de garantizar una movilidad sostenible y respetuosa con el medio ambiente”, por lo que se “está trabajando en el análisis y evaluación de todas las posibilidades, que involucran no solo el transporte aéreo sino otros modos que puedan ofrecer una alternativa al usuario”.

Formaciones políticas como Izquierda Unida han hecho público su apoyo de limitar los vuelos cortos, siempre y cuando el tren sea una buena alternativa en cuanto al tiempo. En una iniciativa parlamentaria, firmada por la diputada Eva García Sempere, el partido liderado por Alberto Garzón cree que, por ejemplo, un vuelo entre Madrid y Barcelona que emite unos 70 kilogramos de dióxido de carbono (CO2) por pasajero se puede sustituir por un trayecto en tren, que supone unos 6 kilogramos por pasajero. Esto supondría una contaminación “12 veces menor”.

“Somos conscientes de que la movilidad está llamada a desempeñar un papel fundamental en la descarbonización de la economía. No será posible alcanzar el objetivo de cero emisiones en 2050 sin un avance decidido en todos los medios de transporte”, concluyen las fuentes desde el Ministerio, que dicen que todas las opciones están sobre la mesa.

Una propuesta que hace más viable el fin de los vuelos cortos en España es la liberación del AVE en diciembre de 2020. Dentro de poco más de un año entrarán tres nuevos competidores, y para la próxima Semana Santa se lanzarán trenes de alta velocidad low cost de Renfe para la línea Madrid-Barcelona.