La hasta dentro de 15 días presidenta de Castilla-La Mancha, María Dolores Cospedal, tendrá que dar explicaciones sobre la siguiente declaración: “A mucha honra es el vicepresidente del PP en Albacete y, lo digo, a mucha honra, que ha creado y ha mantenido muchos puestos de trabajo y algunos ahora quieren olvidar eso (…) era la cooperativa la que le debía dinero a él”. Palabras pronunciadas en 2011 por la aún todavía secretaria general del PP en defensa del que fuera su hombre de confianza, miembro de su Ejecutiva y vicepresidente del PP de Albacete, Tomás Cabañero, al que ahora la Fiscalía pide tres años de prisión y el pago de una multa de 6 millones de euros como presunto autor de un delito de administración desleal cuando presidía la cooperativa Vinícola de Villarrobledo y era consejero delegado de la mercantil Martínez Solé.

Juicio aplazado a septiembre
La vista, que se iba a celebrar este martes, ha sido aplazada para los días 23 y 24 de septiembre, lo que no ha impedido que la Fiscalía mantenga su acusación y sostenga que durante el año que Tomás Cabañero presidió la cooperativa provocó una deuda “sin causa patrimonial” de 5,64 millones de euros, dinero “que la mercantil del acusado sí cobró sin justificación”. Según se indica en el escrito de acusación del Ministerio Público, en el momento en el que ocurrieron los hechos la empresa de Cabañero atravesaba “apuros económicos”. Ante esta situación y aprovechando su cargo en la cooperativa vinícola, el empresario de cabecera de Cospedal “consiguió el 28 de agosto de 2008 que se le permitiera disponer de las cuentas bancarias” y firmar cheques y talones, lo que posibilitó que “desde ese verano” empezara a contratar con Martínez Solé, mantiene el fiscal, según recoge Efe.



Pagarés por valor de 9 millones
Con esta empresa se hicieron servicios por valor de 4,57 millones de euros, de los que, según la Fiscalía, 1,16 fueron abonados en transferencia bancaria. El Ministerio Público sostiene  también que para solventar los problemas económicos en la empresa, el acusado “procedió a emitir pagarés contra la cooperativa” por valor de más de 9 millones de euros. Y todo sucedía mientras que Cospedal se deshacía en halagos, aprovechando cualquier foro en Albacete para subrayar la valía del vicepresidente de su partido y líder del PP en la localidad de Villarrobledo, donde estaba llamado a convertirse en alcalde si no llega a saltar a la palestra informativa este escándalo, adelantado por ELPLURAL.COM.

https://youtu.be/q4SIuqHBpWM

Cospedal “engañó” a Rajoy
Con estos antecedentes, era inevitable que Cabañero dimitiera de todos sus cargos públicos, entre ellos los de vicepresidente del PP de Albacete y portavoz del grupo popular en el Ayuntamiento de Villarrobledo, pero, eso sí, “por motivos personales”, según explicó el Partido Popular albaceteño a finales de 2009.  Sin embargo, meses antes, el empresario de referencia de Cospedal logró que su lideresa “engañara” al presidente nacional del PP, Mariano Rajoy, para que visitara la cooperativa objeto de la supuesta estafa, invitación que el hoy presidente del Gobierno aceptó en compañía de su secretaria general para conocer de primera “mano los problemas de los viticultores de nuestra tierra”, señalaba la nota de prensa difundida por la oficina de comunicación de los populares. Rajoy se reunió con la junta directiva de la cooperativa Vinícola de Villarrobledo y recorrió junto a su presidente las instalaciones bodegueras, en las que subrayó la capacidad de Cabañero como gestor y como líder político, brindando por su futuro (ahora puede acabar en la cárcel) y por el vino, como así recogía la hemeroteca albaceteña del momento.

Una antena de la COPE en su tejado
El caso es que Cabañero, “que perdió el favor de los bancos y no le daban ni los buenos días”, según fuentes de cooperativistas consultados por este periódico, pasó de gran líder y gran empresario a un apestado que el PP rehuía por las esquinas. Y es que el que fuera todo del conservadurismo albaceteño nunca pasó desapercibido, como cuando puso de patitas en la calle a la práctica totalidad de su plantilla (350 trabajadores), o cuando despidió a los integrantes de la candidatura de CC OO que se había presentado a las elecciones sindicales, o cuando fue denunciado por instalar una antena ilegal en su empresa para que Cope se pudiera escuchar en Villarrobledo, llegando incluso a reconocer en un pleno municipal de la localidad que la antena la había pagado él de su propio bolsillo, según recogió en su momento Radio Azul de la Cadena Ser.