El que fue el número dos de Urdangarin en el entramado empresarial urdido alrededor de la fundación Instituto Nóos dice que esa “presión” de los medios “hace inviable” su declaración en “condiciones adecuadas”.

Dice que son informaciones falsas
En un escrito presentado ante el juzgado, al que ha tenido acceso El Mundo, el abogado de Torres, Manuel González Peeters, explica que "la desaforada presión mediática, las constantes falsas afirmaciones que sin cortapisa vienen prodigándose por doquier, las tergiversaciones sistemáticas de la realidad, los continuos seguimientos personales a los que se tiene sometida a esta parte, con intromisión en la vida privada sin límite, los ofrecimientos de toda clase una y otra vez rechazados por esta defensa, entre un inacabable etcétera de particulares, hacen insostenible, absolutamente insostenible, que sea factible el hallarse en condiciones para poder afrontar una declaración judicial".

Diego Torres asegura que su decisión "no ha sido en modo alguno fácil de adoptar" ya que se está ante una instrucción compleja por el volumen de documentación.

Es la segunda vez que se niega a declarar
Torres ya se negó a declarar anteriormente cuando él y su esposa, también imputada en este caso, fueron convocados por el juez el pasado 11 de febrero ante el Juzgado de Palma de Mallorca. El duque de Palma si accedió a declarar y achacó toda la responsabilidad sobre su exsocio.

La supuesta extorsión de Torres
Unas semanas después de conocerse la declaración de Urdagarin, su exsocio pidió volver a comparecer ante el juez para responder a las preguntas sobre la actividad de Nóos. Durante las últimas semanas, varias informaciones han dado cuenta de supuestas presiones de Torres sobre el duque de Palma, a quien habría amenazado con desvelar 200 correos electrónicos en los que, según afirma, se demuestra que el Rey y la infanta Cristina intervinieron a favor de los negocios de Urdangarin.