La vista se ha celebrado a petición de la acusación popular, ejercida por el PSPV-PSOE, quien considera que existe riesgo de fuga del imputado porque ha abandonado sus cargos públicos y porque admitió que le había tocado el segundo premio del sorteo de Navidad de 2011.

La Lotería desaparecida
El Ministerio Fiscal y la acusación particular, ejercida por Emshi -actual gestora de la depuradora- se han adherido a esta petición al creer que existen motivos suficientes para que Crespo intente eludir a la justicia, tal y como consta en una transcripción de la comparecencia a la que ha tenido acceso EFE. Según ha razonado la Fiscalía, el imputado carece de cualquier tipo de arraigo laboral porque ha renunciado a sus cargos públicos y carece de otro medio de vida. Además, existen "sospechas fundadas" de que guarda dinero oculto procedente de la Lotería, puesto que ante los medios de comunicación declaró que tenía varios décimos premiados y, posteriormente, aseguró al juez que sólo tenía uno.

Investigado en Andorra
El Ministerio Público recuerda también que un juzgado de Andorra le está investigando por una supuesta evasión de capitales, otorgándole la titularidad de diferentes cuentas bancarias y una conexión con varias empresas extranjeras. Finalmente, remarca la "gravedad" de los delitos que se le imputan: malversación de caudales públicos, falsedad documental y fraude fiscal, los cuales podrían suponer hasta 20 años de cárcel. A estos argumentos, las acusaciones añaden que Crespo está divorciado y que la potestad sobre sus tres hijos la ejerce su exmujer.

¿Futuro trabajo?
En respuesta a estas alegaciones, la defensa ha asegurado que Crespo no posee ninguna cuenta en el extranjero y además asegura que pronto empezará a trabajar en una empresa que quiere contratarlo y con la que ya ha ultimado un acuerdo. Según ha contado el propio excalde a los periodistas tras su comparecencia, no tiene intención de marcharse porque tiene tres hijos y porque siente un "fuerte arraigo" a la Comunitat Valenciana, fuera de la cual "no podría vivir".

Pasaporte caducado
Además, ha asegurado que el pasaporte que le ha entregado al juez está caducado y que no ha hecho ninguna gestión para renovarlo, lo que según él prueba su nulo riesgo de fuga. "Las sospechas de la acusación popular son infundadas, porque he entregado el pasaporte, que lo tengo caducado, y nunca he hecho gestión alguna para renovarlo", ha manifestado Crespo, que está citado para prestar declaración como imputado el próximo día 28. "No voy a escapar de la Justicia ni a eludir ninguna responsabilidad", ha añadido el que fuera presidente de Emarsa hasta 2010.

Investigación en Andorra
Crespo cree que está siendo víctima de una persecución política por parte de los socialistas valencianos, que "no han parado" hasta que ha dimitido de sus cargos, los cuales, según dice, dejó voluntariamente para evitar dañar a su familia, a su partido y a las instituciones. "Juegan al circo que nos tienen acostumbrados. Primero piden mi dimisión, y cuando me marcho dicen que tengo riesgo de fuga", ha lamentado. Preguntado por la investigación abierta contra él en Andorra, Crespo ha dicho: "Parece ser que es cierto, pero desde aquí, quiero negar rotundamente que tenga ninguna cuenta abierta" en ese país.