Esta posición del Ejecutivo ante la toma de control de YPF por parte del Gobierno argentino ha sido expuesta en una comparecencia ante los periodistas en el Ministerio de Asuntos Exteriores del titular de este departamento, José Manuel García Margallo; el de Industria, José Manuel Soria, y el secretario de Estado de Comercio, Jaime García Legaz.

Decisión hostil
Para el Ejecutivo español, según García Magallo, esta medida de las autoridades argentinas rompe el clima de cordialidad y amistad que ha presidido las relaciones entre ambos países. Por su parte, Soria ha señalado que se trata de una decisión hostil contra Repsol y, por tanto, contra España y contra el Gobierno español.

“Gesto  de hostilidad”
De ahí que haya anunciado que las medidas que adoptará el Gobierno en los próximos días serán "claras y contundentes" y haya asegurado que ya se está trabajando en ellas. Pese a entender que Argentina ha roto las reglas del diálogo, Soria ha confiado en que este "clarísimo gesto de hostilidad" no sea "el principio de una escalada que sólo contribuiría a agravar más una situación ya de por sí grave".

Reunión de urgencia
Los ministros de Exteriores e Industria han comparecido ante la prensa tras la reunión de urgencia que han mantenido en el Palacio de la Moncloa con el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, para analizar la situación creada con la decisión del Ejecutivo argentino de expropiar YPF.