El Grupo socialista ha contado con el apoyo de la izquierda en la Cámara (Esquerra Republicana, Izquierda Unida, ICV, BNG y NaBai). El Partido Popular, CiU, PNV y UPyD, que no se han opuesto a pesar de considerar la medida “ineficaz” y “electoralista”, se han abstenido.

El mínimo, en los 700.000 euros
El impuesto, que según el Ejecutivo afectará a 160.000 contribuyentes, multiplica casi por siete el mínimo exento que existía en 2008 hasta 700.000 euros y duplica el de la vivienda habitual, hasta 300.000 euros.

1.080 millones de recaudación
Los cálculos del Gobierno llegan hasta 1.080 millones de euros en recaudación, si se aplicara por igual en toda España, que se recaudarían en 2012 y 2013 con cargo a los ejercicios anteriores.

La promesa de Rubalcaba
El candidato socialista, Alfredo Pérez Rubalcaba, en una breve intervención ante los medios tras la votación, ha recordado estas cifras y ha reiterado su promesa de destinar lo recaudado a reactivar el empleo juvenil, si gobierna.

No afectará las compensaciones para las comunidades autónomas
Durante su última intervención en el Pleno, la vicepresidenta, Elena Salgado, ha defendido que la recuperación del impuesto de patrimonio servirá para reforzar la estabilidad presupuestaria y para potenciar la equidad y ha aclarado que se respeta la capacidad normativa de las comunidades autónomas y en que no afecta a las compensaciones ya previstas en la Ley de Financiación Autonómica, ya que con un Decreto Ley no se puede cambiar la Ley vigente.

La izquierda lo ve insuficiente
Los diputados de IU-ICV, ERC, BNG y Na-Bai consideraron que se trata de un paso adelante, aunque insuficiente, para que las grandes fortunas paguen más impuestos.
El líder de la oposición, que no ha estado presente en el último Pleno del Congreso en esta legislatura ha criticado duramente el impuesto porque, en su opinión, penaliza el ahorro, aunque no ha querido aclarar aun cuál será su decisión al respecto si ganara las elecciones generales.

Del 0,2 al 2,5%
El tipo del impuesto sobre el patrimonio seguirá oscilando entre el 0,2 y el 2,5 %, dependiendo de la base liquidable que le salga al contribuyente una vez descontado de su capital el mínimo exento de 700.000 euros, a lo que se suma la deducción de 300.000 euros por vivienda habitual.