El Tribunal Superior de Justicia de Madrid (TSJM) ha remitido al Tribunal Supremo la denuncia del comisario de la Policía José Manuel Villarejo contra Ignacio González, en la que pide que se investigue el ático marbellí del presidente madrileño.

Transferencias de Cerezo al testaferro del ático
Según la denuncia de Villarejo, interpuesta el pasado 3 de marzo, existen varias transferencias efectuadas por el presidente del Atlético de Madrid y contratista del Gobierno de González, Enrique Cerezo, al testaferro Rudy Valner, el día anterior a que éste comprara el ático que luego vendió, supuestamente, político popular.

El cobro de una comisión
En su denuncia, Villarejo atribuye a González, además del cobro en especie de una comisión por parte de Cerezo, los delitos de "acusación y denuncia falsa, amenazas y coacciones e injurias y calumnias con publicidad", al acusarle a él de "chantaje", adelanta El País.

La reunión con el policía y la acusación de González
El presidente madrileño se reunió con Villarejo y con el también comisario Enrique García Castaño, en noviembre de 2011 en una céntrica cafetería en Madrid, según publicó El Mundo, para pedir ayuda al comisario para ocultar lo de su ático. En una rueda de prensa posterior a esta información, Ignacio González desmintió este punto y aseguro que fue el policía el que le citó para hablar sobre su inmueble. Afirmó que había sido "chantajeado" por los policías y negó haber accedido a sus pretensiones de que acreditara que el ático no era suyo y que simplemente lo había alquilado.

Las conversaciones que dejan en evidencia a González y Cerezo
Una grabación de aquella conversación, filtrada a los medios, desveló que el político le dijo a los policías sobre su ático. "Esto es lo que yo no quiero que salga". No fue la única prueba que dejó en evidencia a González. En otra conversación grabada, esta vez entre Villarejo y Enrique Cerezo, el empresario le pide al policía que no haya "ni heridos ni muertos" en el asunto del ático y se ofreció para intermediar con González para zanjar el asunto