Pedrito Tomás Pereira es el alcalde de Cartagena de Indias y reclamó este miércoles a las autoridades de Colombia que pidan la extradición de los jueces y fiscales a los que la ministra de Justicia, Dolores Delgado, aseguró ver alternando con chicas menores de edad.

El regidor colombiano ha hecho esta petición tras conocer por los medios de comunicación las últimas grabaciones del almuerzo que, entre otros, compartieron la actual ministra con el excomisario José Manuel Villarejo y el exjuez Baltasar Garzón, en las que Delgado relataba que, en un viaje con jueces y fiscales a Cartagena de Indias, varios integrantes del Supremo y de la Fiscalía desaparecían porque iban con chicas menores, según lo publicado por Moncloa.com.

El alcalde de Cartagena de Indias, con casi un millón de habitantes, ha reclamado a las autoridades colombinas que pidan la extradición de los posibles implicados porque este tipo de delitos, que acarrean penas de hasta 37 años, "no pueden quedar impunes". "Que los llamen y vengan a responder a nuestra justicia", ha exigido.

"Cartagena no es un distrito destino de turismo sexual. Somos una ciudad heroica y como tal vamos a defender los derechos de nuestros niños, que son fundamentales, no vamos a permitir la explotación sexual infantil", ha subrayado el alcalde en unas declaraciones recogidas por el diario colombiano El Universal. En la misma línea, el regidor ha enfatizado que "sea quien sea" el que haya participado en estos hechos debe ser "llamado en extradición" para que responda ante las autoridades.

Juristas enfadados

Sin embargo, El Español ha identificado y contactado con varios de los magistrados a los que se refería la ministra. En declaraciones a dicho medio, uno de ellos asegura que Delgado "se equivoca gravemente" y mantiene que "nunca en mi vida he estado con menores de edad". Además, afirma en un claro tono de indifnación que "hay que tener poca vergüenza para decir tantas mentiras".

Todos estos juristas niegan rotundamente la versión de Dolores Delgado y, además, el seminario no era una actividad del Aula Iberoamericana, gestionado por la Escuela Judicial y dependiente del Consejo General del Poder Judicial.