José García Lobato podría haber sido un alcalde más del PP de un municipio español, concretamente Almendralejo, en Badajoz. Podría, pero escándalo a escándalo se ha ido ganando un lugar más público, más conocido y no precisamente por sus buenos haceres como político. Los últimos datos pasan por el juez Eloy Velasco dejando instrucciones a su sucesor para que investigue lazos de la trama Púnica con el ayuntamiento de Almendralejo.

Lobato saltó a la palestra por ser el alcalde que, después de haber asistido a un acto en homenaje del franquista y fundador de la Legión Millan Astray, llamó “zorra” a su rival socialista en la oposición. Definió a Piedad Álvarez, la portavoz socialista y delegada de Educación en Badajoz, como la zorra que cambia de pelo, pero no de costumbres”.

Velasco deja la Audiencia Nacional y, con ello, la instrucción de la trama corrupta de la Púnica. Pero primero quiere dejar todo bien atado, una serie de instrucciones para que las siga su sucesor, entre ellas: que se investiguen todos los caminos de la Púnica que lleven hasta Extremadura, hasta el consistorio de Almendralejo liderado por Lobato.

El PSOE lo tiene claro, el alcalde y el teniente alcalde prepararon la privatización del alumbrado del pueblo con unos pliegos hechos a la medida de la empresa Cofely. Creen se cometieron los presuntos delitos de prevaricación y tráfico de influencias y, por eso, presentaron una denuncia ante la Audiencia Nacional.

Supuestos amaños de contratos y consumos inflados

Este es el asunto del que Velasco quiere que su sucesor siga tirando pues en breves recibirá el Juzgado “sendos informes sobre las irregularidades en los consistorios de Villalba (Madrid) y Almendralejo".

Todo empezó cuando el Ayuntamiento del PP presentó unos pliegos para privatizar el alumbrado público del pueblo. Al concurso se presentaron dos empresas, una de ellas Cofely.

Fue entonces cuando al PSOE empezaron a no cuadrarle las cosas. Según ha explicado Piedad Álvarez a ELPLURAL.COM, la misma que fue insultada por el alcalde Lobato, “el PSOE desde el principio, en julio de 2014, puso de manifiesto que algo no olía bien”.

Y es que, tal y como ha relatado a este diario, al escribir en los buscadores de internet partes de los pliegos de adjudicación encontraban que párrafos enteros eran idénticos a los pliegos que se habían aprobado en otros municipios. “Todos de Madrid, todos en los que sus alcaldes están ahora en prisión o investigados por la Púnica”, como es el caso de Móstoles, Serranillos, Valdemoro con Francisco Grandos… “Todos los indicios nos llevaron a pensar que los pliegos habían sido elaborados por la propia empresa Cofely”.

Por eso, en 2015, formalizaron una denuncia ante la Audiencia Nacional. Pero aún tenían más pruebas. Los socialistas venían de haber gobernado anteriormente en Almendralejo, con los datos en la mano, descubrieron que en los pliegos “se había inflado un 20% el consumo y eso es beneficio limpio para la empresa”, para Cofely, que era la empresa para la que se estaba supuestamente amañando la adjudicación.

El alcalde del PP de Almendralejo en el homenaje a Millán Astray

Una adjudicación que nunca se dio

Finalmente, la adjudicación nunca se llegó a dar a Cofely. Antes de que se pudieran cerrar todos los detalles, se produjo una denuncia de un guardia civil y la UCO (la Unidad Central Operativa de la Guardia Civil) se personó en el pueblo para llevarse los pliego y toda la documentación. Así nació esta pieza separada, la número 6 dentro de la trama Púnica.

“El expediente de contratación se paraliza porque la UCO lo para. Se llevan el expediente para que se investigue en la Audiencia Nacional”. Y había más, porque cuando se levanto parte del secreto de sumario de la Púnica, en el verano de 2015, se descubre que “había pinchazos telefónicos de conversaciones entre Lobato [el alcalde del PP] y Pedro García que es el director general Cofely que está ahora en prisión”, recuerda Piedad.

“Aquí había implicados técnicos además del alcalde y el teniente de alcalde que salen en las escuchas telefónicas hablando de que Luis Alfonso ‘sabe que tiene que hacer’ y hablando de un próximo alumbramiento en el pueblo que, si hacía falta, se hacían hasta con fórceps”.

Con todo esto en un nuevo informe, el sucesor de Valasco tendrá que tomar nuevas declaraciones para esclarecer si es cierto que los pliegos se prepararon para que beneficiaran a Cofely y si el Ayuntamiento del PP infló un 20% el consumo para beneficiarla.

Habrá que esperar pero para los socialistas una cosa está clara: “Después de haber denunciado hemos visto como punto por punto se han ido cumpliendo nuestras sospechas”.