El abogado de la defensa de la Infanta Cristina junto a Miquel Roca, Jesús María Silva, fue contratado por la Banca Privada d'Andorra (BPA) para desbloquear las cuentas de sus clientes venezolanos vinculados al régimen de Hugo Chávez, investigadas por presunto blanqueo de dinero. El dictamen del abogado sobre este caso fue emitido, curiosamente, el mismo año en que la Infanta contrató sus servicios para que la defendiera en el caso Nóos.

El abogado dice que no actuó como abogado del banco andorrano 
Jesús María Silva ha confirmado que emitió un dictamen a través de su despacho, Molins&Silva, para apoyar el recurso del banco de Andorra, a finales de 2012, que tenía como objetivo desbloquear cientos de millones de euros de las cuentas de personas vinculadas con el chavismo, según una información que firman Carlos Segovia y Fernando Lázaro en El Mundo.

Silva ha defendido su trabajo en ese caso porque "había argumentos jurídicos para que prosperara el recurso en contra del bloqueo de las cuentas", pero ha añadido que el trabajo de su despacho se limitó a emitir dictamen, y no hizo gestiones ni actuó como abogado.

Las cuentas quedaron bloqueadas durante año y medio hasta que la más alta instancia penal de Andorra decidió el desbloqueo de los fondos, al considerar que no había indicios de delito en los chavistas o en las presuntas actividades de favorecer el blanqueo por parte de BPA.