Alumnos del colegio público Santa Teresa de Valencia, acudieron a clase en bañador en protesta por las altas temperaturas que tuvieron que sufrir en sus aulas durante los primeros días del curso 2014-2015. EFE



Varios centros educativos han suspendido clases para hoy ante la previsión de máximas de 36º a las horas centrales del día. Alumnos de un IES de Valencia cortan el tráfico con una sentadade protesta y los de Tavernes Blanques convocan una huelga indefinida. Mientras tanto, en el Clínico, con 100 camas cerradas por falta de personal sanitario por los recortes, se amontonan los enfermos de urgencias en los pasillos, sentados en sillones con goteros y esperando tener una habitación. La Junta de personal ha pedido la dimisión del gerente. Silencio administrativo como respuesta.

A clase en bañador
En las dos partidas presupuestarias que tiene competencia exclusiva el Govern de Fabra, los problemas crecen día a día. Tal y como informó ELPLURAL.COM, la Generalitat decidió adelantar el inicio de curso al pasado día 3 por razones políticas. El calor es intenso en Valencia estas semanas y los alumnos, hartos de pasar calor, empezaron a asistir a las aulas en bañador para aguantar la humedad y la temperatura del interior de los barracones o las aulas de obra. Siete alumnos han sido atendidos por los servicios de urgencias estos días ante la pasividad del Consell.

Máximas para hoy
Como informa  el diario Levante,  los alumnos de decenas de Institutos de Educación Secundaria (IES), tras cinco días soportando clases a más de 30 ºC, han convocado para hoy actos de protesta en los que se negarán a entrar en las aulas. La movilización que llama a concentrarse en la puerta o en el patio en lugar de acceder a las aulas ha corrido como la pólvora a través del wassap, la principal aplicación para enviar y recibir mensajes mediante internet en el móvil.

Los padres se niegan a llevar a sus hijos a clase
Así, que haya trascendido, la negativa a entrar en las aulas hoy ha calado entre el alumnado de los IES Benicalap y Districte Marítim de Valencia, en el Berenguer Dalmau de Catarroja donde los padres reunidos en asamblea han decidido no llevar a sus hijos al centro, en el Salvador Gadea de Aldaia, en el Ausiàs March de Manises, en el Vereda de la Pobla de Vallbona, en el Jaume I de Sagunt, en el de Almussafes y en el Consuelo Aranda de Alberic.

Enfermos en los pasillos
El hospital Clínico de Valencia no está mucho mejor. Desde finales de agosto el servicio de urgencias recuperó su actividad normal de asistencia y no se han abierto más camas. En estos momentos hay más de 50 enfermos graves en los pasillos esperando cama para ser ingresados. El centro tiene 106 camas cerradas por los recortes económicos que gerencia se niega a abrir pese al colapso.

Unidad de cardiología
Ayer, ante el colapso, se abrieron unas cuantas camas (16) del servicio de cardiología y se adecuaron a las necesidades de los enfermos que no pertenecen a esta unidad y que eran ingresados ante el colapso en los pasillos. No solucionaron el problema. No había servicio de limpieza suficiente para adecentar las habitaciones y los celadores protagonizaron una maratoniana carrera subiendo y bajando armarios, mesillas, camas, pues de goteros y todo tipo de aparataje para transformar 16 habitaciones completamente vacías y diáfanas en estancias para acoger enfermos.

Silencio oficial
La Junta de Personal y los sindicatos están informando permanentemente a la dirección del centro de la lamentable situación que se está viviendo. Estas presiones son las que sirvieron para abrir 16 de las camas de Cardiología. No se solucionó el problema. No se ha hecho nada más. Junta y sindicatos piden el cese del gerente del Hospital Clínic por su absoluta incompetencia para solucionar la situación que están viviendo desde hace días sin tener solución o respuesta a sus peticiones.