El nuevo alcalde, el socialista Samuel Folgueral, sostiene el bastón de mando durante el pleno del Ayuntamiento de Ponferrada en el que se ha presentado una moción de censura a cargo del PSOE . EFE



El arribo a la Alcaldía de Ponferrada del socialista Samuel Folgueral gracias al apoyo del exalcalde del PP Ismael Álvarez, condenado en 2002 por acoso sexual a una compañera de su partido y la gestión del asunto por parte de la cúpula socialista y rectificaciones posteriores abre una crisis en el PSOE y deja tocado al número tres del partido, Óscar López, al avalar la operación. De esta manera lo ven El País y otros medios de la izquierda, este sábado, en sus editoriales. La derecha mediática por su parte, encuentra un filón de oro para ir contra Rubalcaba y la dirección del partido.

Moral de conveniencia
En su editorial “Moral de conveniencia”, El País hace una dura crítica contra la dirección del PSOE y en particular contra Rubalcaba, que recuerda que “se obligado anoche a pedir una rectificación” a los socialistas de Ponferrada.

No todo vale
“Efectivamente, no todo vale en política, y conseguir el mando de una ciudad —por importante que sea o fundadas que estén las críticas al anterior alcalde— gracias al apoyo de un acosador traspasa los límites de la ética que el socialismo dice defender”, afirma el diario de PRISA.

El gran problema Álvarez
Para El País, el hecho de que se pactara que el exalcalde acosador “dejaría de ser concejal después de la votación no hace sino agravar las cosas: demuestra que el propio partido socialista era consciente del atropello”.

Según destaca el periódico de PRISA, “así lo entendió finalmente Rubalcaba, al ordenar que el alcalde elegido renuncie al cargo y solo se retome la votación tras la dimisión de Álvarez. Esta solución, sin embargo, puede resultar igualmente problemática; si Álvarez sigue siendo líder de la formación independiente, podrá condicionar desde fuera la política municipal”.

Diferencias de criterio en el PSOE
“Este episodio ha vuelto a poner en evidencia importantes diferencias de criterio en el seno del PSOE. La moción se presentó con la aquiescencia de la dirección del partido y no ayudó a arreglar el desaguisado el argumento con el que el secretario de organización, Óscar López, quiso avalar la operación, haciendo hincapié en que tras la votación y la dimisión pactada, habría “un acosador menos en política. Los valores no son un calcetín a los que se les pueda dar la vuelta a conveniencia”, concluye el editorial de El País.

Crisis profunda en la cúpula del PSOE
Toda la prensa habla hoy de una “una crisis" en la cúpula federal del PSOE y subraya que el número tres del partido, Óscar López ha quedado tocado,  porque fue quien dio el visto bueno a los socialistas de Ponferrada  para firmar el pacto con Álvarez, que es una reedición de lo que sucedió ya en 2011, cuando, como recuerda Diario.es, José Luis Rodríguez Zapatero  ordenó paralizar un pacto similar. El exalcalde acosador acudió al PSOE. Óscar López, como secretario autonómico dio el visto bueno, pero Zapatero “ordenó paralizar el pacto”.

López ha pedido disculpas
Esta vez, Óscar López se ha visto obligado a reconocer en público su error “personal” y pedir disculpas, pero la moción de censura ha abierto una fuerte crisis en el PSOE y  deja a Rubalcaba en una posición más que incómoda.

La derecha, sin piedad
Desde la derecha, como era de esperarse, se aprovecha el hecho para hacer leña del árbol caído. En La Razón, Alfonso Merlos habla de “desfachatez” de los socialistas. “Dime de qué presumes y te diré de qué careces", escribe.

Ataque a Aído y Pajín
“El hecho indiscutible es que al sellar en Ponferrada una alianza con un acosador sexual, el PSOE está demostrando que, para ellos, en política todo vale. Incluso agredir vilmente al presunto sexo débil al tiempo que pregonan su más hipocritona defensa. Son especialistas. Lo han hecho cuando han colocado a incompetentes manifiestas como Pajín o Aído o a tantísimas otras en detrimento de profesionales preparadísimas”, afirma Merlos.

La intervención de Chacón
El columnista de La Razón destaca que “no puede ser más humillante ni escandalosa la maniobra de esta izquierda moralizante” y considera “patética la reacción de jóvenes promesas como Carmen Chacón. (¡Nada menos que un tuit de rechazo a la moción perpetrada en comandita con un acosador sexual! ¡Durísima! ¡Inconmensurable la política catalana! ¡Temible!)”.

El diario marianista, no obstante, da relevancia a la opinión manifestada por Chacón contraria a la operación en Ponferrada, al señalar que “un tuit de Chacón obliga al PSOE a rectificar una moción de censura. Incendió las redes al decir que era “insoportable” gobernar gracias al apoyo de un “acosador”, y añade que Rubalcaba reculó por “la presión de Andalucía.