José Antonio Martín Pallín es un destacado jurista español que conoce de cerca el Tribunal Supremo -ha sido su fiscal y en la actualidad es magistrado emérito del mismo-. En los últimos meses se ha posicionado contra los excesos judiciales sufridos por Baltasar Garzón y en declaraciones a ELPLURAL.COM, ve viabilidad al recurso ante el Tribunal Constitucional anunciado por la defensa del magistrado.

"Dos personas contaminadas objetiva y subjetivamente"
Así, explica que dos de los magistrados del Tribunal Supremo, Varela y Marchena, han demostrado animadversión hacia Garzón, el primero "manifiesta" y el segundo indirectamente durante la instrucción y al final "con su resolución insultante". "Estamos ante dos personas contaminadas objetiva y subjetivamente", apunta Martín Pallín. Con estos precedentes, ironiza sobre la el "dogma" de la infalibilidad de las sentencias con unanimidad, como fue el caso de la del TS contra Garzón.

Vacío legal
Pero lo más importante es que "no sabemos todavía el precepto legal que ha vulnerado" Garzón con las escuchas a los abogados de la Gürtel, ya que la sentencia se mantiene sobre un vacío legal en este terreno y se ignoran tanto directivas europeas como precendentes judiciales en países de la UE como Bélgica en los que se admite que la posición de la defensa de los imputados es más vulnerable en caso de blanqueo de capitales.

Control de los tiempos
Martín Pallín cree que se ha producido un "minucioso cálculo" en cuanto a los tiempos judiciales de las tres causas abiertas en contra de Garzón, eliminando las denuncias "imposibles", dando prioridad a la que tenía más posibilidades de prosperar (las escuchas de la Gürtel) y quedándose con otras dos que tampoco debieron haber llegado tan lejos. En los cursos de Nueva York no se apreció delito y además se archivó la causa reconociendo que además estarían prescritos en caso de haber existido, lo que sabía desde el inicio, mientras que se abrió juicio oral por el intento de juzgar el franquismo siendo finalmente absuelto.

"Espacios abiertos" para juzgar el franquismo
En cuanto a la posibilidad de que los crímenes del franquismo puedan ser finalmente juzgados, el magistrado emérito del TS advierte de que "la Ley de Amnistía contradice el Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos" que fue suscrito por España en 1977 antes de que entrara en vigor aquella. En cualquier caso, advierte de que la sentencia absolutoria a Gazón "deja espacios abiertos" para que finalmente sean juzgados los crímenes del franquismo.