José Manuel Pinto, Antonio Coronado y José Oreja, los tres "asesores de seguridad" de la Comunidad de Madrid en la época de Francisco Granados imputados en el escándalo del espionaje comparecen esta mañana en la Asamblea de Madrid para explicar su actuación en el llamado caso. Previamente han distribuido a los diputados un informe que sus abogados habían presentado ante la juez que instruye el caso, Carmen Valcarce, en el que explican su versión de este asunto. Pese a tratarse de un documento de parte, tiene el valor de ofrecer un relato verosímil de lo que sucedió.

Durante su declaración de este jueves, los tres guardia civiles han ratificado su versión y ha relatado cómo les ordenaron todo tipo de seguimientos a ciertos dirigentes del PP y otros rivales políticos.

Las "cloacas" de la Comunidad de Madrid

Los tres asesores se sienten los chivos expiatorios de esta trama. En los prolegómenos del informe argumentan cómo, ya en los tiempos del franquismo se crearon unos servicios de inteligencia oficiosos para "desarrollar investigaciones de caracter confidencial" que no podían realizar las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado. Según su relato, con el tiempo, estos servicios especiales "se han convertido en un referente para resolver los problemas de los presuntos corruptos". Añaden que cuando Esperanza Aguirre llegó a la Comunidad de Madrid adoptó este modelo de funcionamiento y dan todo tipo de detalles del entramado, controlado por Francisco Granados, exconsejero de Presidencia y de Justicia, e Ignacio González, entonces vicepresidente de Aguirre.

El primer trabajo de estas "cloacas" de la Comunidad de Madrid fue para investigar a Noelia del Val, la secretaria que había denunciado al entonces presidente de Telemadrid, Manuel Soriano, por acoso sexual. También actuaron en el escándalo del Tamayazo y los casos Gürtel y Púnica.

Aseguran que la cúpula del gobierno madrileño organizó una estructura formada por policías en activo que trabajaban a sus órdenes a espaldas de los mandos de la Policía Nacional. En el entramado, añaden, participaron tambien agencias de detectives como Método 3 y periodistas. 

Caso de los espías

El caso de los espías estalló en 2009 cuando el diario El País publicó los seguimientos hechos por parte de empleados de la Comunidad de Madrid al entonces vicealcalde de la capital, Manuel Cobo, y al exvicepresidente y consejero Alfredo Prada. Más tarde también se supo que se había espiado también a Ignacio González. Recientemente, José Oreja aseguró que también se había espiado a Cristina Cifuentes. Todas estas causas están siendo investigadas en el juzgado número 5 de Madrid cuya titular es Carmen Valcarce, que archivó el caso y, posteriormente, fue obligada a reabrirlo por la Audiencia Provincial de Madrid. Con el cambio de Gobierno, se ha abierto una nueva Comisión de Investigación en la Asamblea de Madrid.

Si quieres saber todos los detalles de este caso, pincha aquí donde encontrarás información pormenorizada de nuestro colaborador Los Genoveses.