Catalunya sí que es Pot, constituida por Podemos, Iniciativa per Catalunya, Equo e Esquerda Unida, a través de sus figuras más representativas ubicadas en  Podemos e IU, han analizado y trasmitido su decepción tras el resultado electoral. Ese motivo ha propiciado que Garzón, en declaraciones a la Cadena Ser, acuse a Podemos de monopolizar la campaña. No obstante, evitan hablar el uno sobre el otro o dirigir críticas exclusivas.

Esta confluencia de fuerzas ejemplifica el posible escenario y desacuerdo que podría darse ante la posible absorción que llevaría a cabo Podemos sobre Ahora Común, frente que persigue liderar Alberto Garzón.

“Los dos actores que quedaron fuera de juego en términos políticos fueron Unió, Iniciativa y sus aliados. Es claro que Iniciativa ha hecho una apuesta fuerte y coherente. Nosotros estamos encantados de trabajar con ellos y de seguir trabajando con ellos”, admite Iglesias al ser preguntado por su papel en la campaña.

Tanto Garzón como Iglesias apuntan que la polarización del mensaje independista ha relegado sus propuestas sociales a un segunda plano, ya que la mayor parte de la campaña se la ha llevado el sí o el no a la independencia. La preocupación por el sostenimiento de los hospitales y distintos servicios sociales ha sido renegada por la marea plebiscitaria, en vez de ser debatidos o realzados temas de vital importancia para la mejora de la sociedad civil.

Para el candidato de Podemos estas elecciones no son extrapolables a lo que pueda ocurrir en las generales, ya que Cataluña posee un ecosistema muy  particular. “Es muy difícil que lo que ocurra en Cataluña pueda afectar a España. Es muy difícil, y en esta ocasión partiremos de una tercera posición” señaló el líder de la formación. Opinión que ambos candidatos comparten.

Por otra parte, Garzón ha reiterado su apuesta por la unidad popular como única vía para garantizar una salida social por la izquierda al bipartidismo y a su nuevo sostén, representado por Ciudadanos, e igualmente no ve aplicable el resultado de las autonómicas en las generales.

Con respecto a la línea de actuación de Podemos en esta campaña, de cara a un posible pacto, Pablo Iglesias durante la rueda de prensa de hoy evitó expresar cualquier discrepancia existente con el líder izquierdista; por su parte, Garzón no ha manifestado su desafección ante la estrategia política dirigida por Podemos. Se ha limitado a admitir la monopolización de la agrupación magenta sobre Catalunya si que es Pot. Quien sí dio su opinión fue Monedero, que ha admitido que a Podemos no le vale la “sopa de siglas”.

Fuentes de Podemos,  no han querido salirse de la rueda de prensa concedida hoy por Iglesias. La formación magenta ha mostrado su habitual ambigüedad acerca de las condiciones o cesiones que soportarían un posible acuerdo. En este sentido, tan sólo se limita a proteger la fuerza de sus siglas.  Izquierda Unida, formado por el PCE e Izquierda Abierta, desde el frente comunista, cuya cabeza más visible es Garzón, deja la puerta abierta a futuras fusiones, siempre y cuando estén sometidas a procesos democráticos y transparentes, basados en primarias abiertas, y no en acuerdos de despacho o de mesa camilla.