[[{"type":"media","view_mode":"media_large","fid":"23992","attributes":{"class":"media-image size-full wp-image-328881","typeof":"foaf:Image","style":"","width":"640","height":"320","alt":"El diputado del PSM Juan Segovia \/ Foto Grupo socialista en la Asamblea"}}]] El diputado del PSM Juan Segovia / Foto Grupo socialista en la Asamblea



Juan Segovia, diputado de la Asamblea de Madrid y una de las voces más activas del socialismo en los medios de comunicación, aspira a convertirse en el nuevo secretario general del PSM en el Congreso Extraordinario del partido el 31 de julio, en competencia con Sara Hernández, alcaldesa de Getafe. Un paso que en cualquier caso el diputado considera la antesala de la verdadera transformación del partido madrileño durante el Congreso ordinario que se desarrollará después de las generales, la cita que ve clave para volver a conectar con las bases, regenerar la formación y volver a ilusionar a los madrileños, como explica en esta entrevista a ELPLURAL.COM.

- Ya habéis conseguido los avales que confirman tu candidatura, ¿cuántos habéis conseguido y cuáles son los ejes de tus propuestas para el PSM?
Mañana presentaremos los avales y conoceremos los datos definitivos porque siguen llegando, estaremos cerca de 2.000 superando con holgura el umbral, que estaba en el 10% de la militancia y somos unos 15.000. Creo que el PSM necesita un cambio profundo, un giro revolucionario, y hay que aprovechar el próximo Congreso ordinario que se celebrará siete meses después de este extraordinario, que llega en pleno verano un poco con calzador, de una manera más improvisada y en el que únicamente se elegirá al secretario general y a la Ejecutiva del PSM. Es en ese Congreso ordinario, una vez pasadas las generales, cuando con más tiempo y calma se podrá trabajar para que todo el que quiera sumar y unirse al proyecto sea escuchado, ésa es la cita que hay que preparar a fondo.

- ¿Qué recepción estás encontrando en las agrupaciones?
Muy buena, el diagnóstico es compartido, todos los militantes vemos que hay que reforzar los cauces de comunicación con las bases y que se necesita una regeneración para volver a conectar con los madrileños. Eso lo compartimos la mayoría de la militancia.

- ¿Cómo ves esa presentación de tu competencia con Hernández de algunos medios en términos de 'candidata del aparato', algo que ella no entiende, frente a 'candidato alternativo'?
No voy a poner etiquetas y menos a Sara Hernández, es una gran compañera y le tengo mucho cariño, además ha dado un paso adelante valiente. Ambos seremos candidatos y no diré una mala palabra sobre ella.

- ¿Si ganas la secretaría general integrarías en la Ejecutiva a personas de la otra candidatura?
Sin duda, quiero que sea un Congreso sin ganadores ni perdedores, hay gente muy buena que apoya a Hernández, ¿cómo renunciar a ellas? Pienso por ejemplo en el alcalde de Fuenlabrada, Manuel Robles, que es municipalismo puro. Queremos contar con los mejores.

- Mostraste tu emoción por el aval de Felipe González, ¿hay otros que quieras destacar?
El de Felipe González lo enmarcaré, nunca pensé que alguien que admiras desde niño pueda avalarte. Ha habido muchos y desde luego todos valen lo mismo. Pero sí hay uno que me hecho especial ilusión, el del presidente de mi agrupación, Juan Paz, que tiene más de 90 años y sigue al pie del cañón por ejemplo como interventor en las pasadas elecciones.

- ¿Se pueden superar las heridas de los enfrentamientos de los últimos años y la abrupta salida de Tomás Gómez?
Me voy a implicar a fondo para que así sea. Hay que mirar al futuro, no quiero rencores en la mochila ni que nadie se quede ajeno a este proyecto de renovación del PSM.

- Si fueras secretario general, ¿como ves la cohabitación con Ángel Gabilondo, el portavoz en la Asamblea y cabeza visible ahora del socialismo madrileño?

Pues muy sencilla, porque él es de trato fácil y creo que yo también. Ha obtenido un gran resultado, se ha quedado a un solo escaño de poder gobernar. Gabilondo no está en este proceso, nadie pone en cuestión su papel y que será nuestro portavoz. Y espero que el presidente en el futuro.