Al final, de hecho, el acuerdo alcanzado responde a las imposiciones de quien en estos momentos se siente más fuerte, el  partido de Mariano Rajoy. Un solo debate y en fechas alejadas de las elecciones; o lo que es lo mismo, en un momento en el que los daños que trajera un posible error que pudiera cometer el líder popular aún sería subsanable a lo largo de la propia campaña

El PSOE quería 2, el PP ofrecía 2…, sólo se hará uno ¿Por qué?
Al encuentro inicial en el hotel madrileño siguieron conversaciones telefónicas que desembocaran en la definitiva llamada, celebrada en la tarde del domingo 16. En esa charla Ana Mato vino a reiterar la que, en el fondo, era desde el principio su  propuesta: dos únicos debates y ambos en las televisiones privadas de más audiencia, Antena 3 TV y Tele 5, donde en el PP sienten que audiencias y empresas les son favorables. Es más, lo que reiteró la jefa del equipo de campaña de Rajoy es que definitivamente su partido vetaba a TVE para estos encuentros.

Lo que deseaban los socialistas, y eso planteó Valenciano, eran también dos debates, pero sólo uno de las cadenas privadas de más audiencia, como quería el PP, mientras otro debía tener lugar en la televisión pública, TVE. Defendía Elena Valenciano, apoyada en la opinión que tienen tanto el público como los profesionales de la comunicación, que nunca antes había gozado la televisión pública de una reputación de neutralidad y respeto a la información como la que tiene ahora, y para el PSOE era inaceptable dejar fuera el medio de comunicación público ¿Qué cadena privada debía ser la elegida? Al PSOE le daba igual; por tanto, la elección podría resultar de un sorteo.



El PSOE quería debatir en TVE, el PP en las privadas… se debatirá en la Academia de la televisión
Pero Mato se mostró inflexible en su veto a TVE, hasta el punto de que los populares amenazaron con negarse a debatir en ningún medio si se insistía por parte de los socialistas en incluir a la cadena pública. En el PSOE que, como hemos dicho, temían que el PP buscara cualquier excusa para evitar los ‘cara a cara’, aceptaron entonces una solución salomónica: lugar neutral, y dar a todas los medios de comunicación que lo desearan la posibilidad de “enchufarse”.

Así se llegó al acuerdo que viene a repetir el escenario al que se llegó hace 4 años: que el debate se celebre en la Academia de la Televisión y que se ofrezca la señal a todos los medios en abierto. Aún quedan flecos por cerrar, por ejemplo el de decidir el moderador, pero eso tienen que cerrarlo ahora por un lado Óscar López, del equipo de campaña de Rubalcaba y portavoz socialista de la comisión de RTVE en el Congreso, y por el otro Esteban González Pons, el vicesecretario de Comunicación del PP.

El 7 de noviembre…, una fecha que da tiempo a rectificar
Todo indica que el moderador será Manuel Campo Vidal, presidente de la Academia, y que tiene la experiencia de haber moderado ya uno de los dos debates de 2008. Pero, según han dicho a ELPLURAL.COM, el PP parece tener preferencias por algún director@ de informativos de una televisión privada que podría resultar inaceptable para el PSOE.

En cuanto a la fecha, el PP por boca de Ana Mato también se mostró inflexible una vez se acordó que el debate sería uno solo. Esa fecha, el 7 de noviembre, les supone contar con un colchón de tiempo en caso de que Mariano Rajoy cometiera algún error en el ‘cara a cara’ con Rubalcaba. Es cierto que lo mismo aplica al candidato socialista, pero al venir, según todas las encuestas, por detrás, la necesidad de tomar riesgos es mayor en el caso de Rubalcaba. En el PSOE querían que uno de los dos debates con los que ‘soñaban’ hubiera tenido lugar en la misma semana de las elecciones, en concreto en el lunes día 14 de noviembre.