La Cumbre Social, plataforma que engloba a más de 120 organizaciones, entre ellas UGT y CCOO, ha pedido a los ciudadanos acudir a las urnas masivamente el 28 de abril y "votar con la cabeza" a un Gobierno que "garantice las conquistas sociales y los derechos conseguidos en los últimos 40 años, con políticas justas, que permitan hacer un país digno".

La plataforma ha presentado esta mañana en Madrid un manifiesto, "ante la trascendencia de las próximas citas electorales", para reclamar a los partidos políticos "la recuperación plena de los derechos perdidos en los años de la crisis y una apuesta firme por avanzar hacia una sociedad más democrática y justa".

La secretaria confederal de UGT. Adela Carrió; la secretaria de Política Social y Movimientos Sociales de CCOO,  Paula Gisande; y el presidente del Consejo de la Juventud, Manuel Ramos, han presentado el manifiesto, en el que se recogen "propuestas imprescindibles" para devolver a los ciudadanos derechos perdidos desde el inicio de la crisis. "Hemos visto el Estado del bienestar lesionado, austeridad, retroceso en igualdad y libertades. Las próximas citas electorales son cruciales, sobre todo para la juventud, a la que hacemos un llamammiento masivo a votar", ha afirmado el representante de la organización juvenil.

La "subasta electoralista de bajadas de impuestos"

Los portavoces de la Cumbre Social han subrayado que las políticas sociales requieren de dinero, de la recaudación de las arcas públicas y políticas que combatan el fraude fiscal, lo que han reivindicado ante "esta subasta de propuestas políticas para ver quién baja más los impuestos".

En noviembre pasado, la Cumbre Social presentó un informe en el que se analizaba los últimos diez años (desde 2008, con el inicio de la crisis, hasta 2018) y hoy lo ha recuperado para llamar a las urnas a los ciudadanos. "Desde 2014 se habla de recuperación económica, de una mejora cuantitaiva en la actividad económica y el empleo. Sin embargo, detrás de esas cifras se encuentra un crecimiento desigual y una recuperación económica que no llega a la mayoría de las personas y que afecta,en mayor medida, a los colectivos más vulnerables. Tras una década de retrecesos es preciso adoptar medidas para paliar las consecuencias de la crisis y revertir el deterioro en las políticas sociales", afirma la plataforma.

Un Gobierno que garantice derogar la reforma laboral

La Cumbre Social "llama a la ciudadanía a participar en las próximas citas electorales, optando por aquellas candidaturas que apuesten claramente por un empleo de calidad y una sociedad libre de  precariedad laboral con la derogación de la reforma laboral, una sociedad libre de pobreza y exclusión social, aprobando la prestación de Ingresos Mínimos, dotando de presupuesto la Estrategia Nacional de Prevención y Lucha contra la pobreza y recuperando la cooperación internacional. 

Portavoces de la Cumbre Social presentan el manifiesto. Fuente Cumbre Social

Portavoces de Cumbre Social presentan el manifiesto. Fuente: Cumbre Social

Una política fiscal justa

La plataforma reivindica unas pensiones dignas y que se asegue la viabilidad del sistema público, un Estado del bienestar fuerte, con una sanidad pública universal, una educación pública de calidad, la Ley de Dependencia y unos Servicios Sociales bien financiados. Asimismo, una política fiscal justa, una vida digna en la que se garantice el derecho a una vivienda digna, el desarrollo de la Ley de Cambio Climático y la Transición Energética, que se garantice el acceso universal a la energía a las personas vulnerables y se impulsen políticas públicas de protección de los consumidores; y mejorar el sistema de acogida a refugiados y solicitantes de asilo.

Abolir la ley mordaza

Cumbre Social ha abogado por un Gobierno que derogue la conocida como ley mordaza, que derogue el artículo 315.3 del Código penal, que criminaliza el derecho de huelga y garantice la imparcialidad y la independencia judicial. Además, ha pedido un Pacto de Estado contra la violencia de género, que se implemente el pacto social por la no discriminación y la igualdad de trato a los enfermos de VIH, que adopte medidas contra los delitos de odio y el respeto a los derechos humanos de las personas migrantes.

La Cumbre Social nació en 2012 por la iniciativa de UGT, CCOO y USO y ha unido a lo largo de los años a organizaciones de la sociedad civil, hasta más de 120 entidades de diversos ámbitos, ante la gestión de la crisis económica y los recortes en políticas sociales impuestos "con la excusa de la crisis".