La diplomacia española, dirigida ahora por Luis García Margallo -amigo íntimo de Rajoy- y responsabilidad última del Presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, ha cosechado dos bofetones de tal magnitud desde que gobierna el PP que habría que retrotraerse a la Transición , cuando este país no podía permitirse el lujo de dedicarse a la política internacional porque todos los esfuerzos se volcaban en el nacimiento de la Democracia.

La decisión del presidente Boliviano, Evo Morales, de nacionalizar la filial de Red Eléctrica en Bolivia es un hecho gravísimo , no tanto por la repercusiones económicas , dado que la filial boliviana apenas representa un 3 por ciento de los beneficios de Red Eléctrica , sino porque se produce apenas quince días después de la nacionalización de la parte española de YPF en Argentina. El Gobierno del PP, con el Ministro de Exteriores a la cabeza, inició una estrategia absurda y peligrosa, amenazar a un gobierno extranjero, en este caso el argentino. Ya hemos visto y ya estamos viendo los resultados.

Margallo debe dar explicaciones
Las amenazas sobre empresas españolas en Latinoamérica no son nuevas, pero hay que saber gestionarlas y superarlas. Zapatero, advertido por Felipe González de la "sensibilidad " latinoamericana, cuidó especialmente las formas y los mensajes con los países en los que las empresas del Ibex 35 tienen fuertes inversiones. No se trataba solo de proteger sus intereses, sino especialmente de proteger los puestos de trabajo que van asociados a empresas fuertes. Y proteger el buen nombre de España.

Desde las primeras informaciones sobre Repsol, desde ELPLURAL.COM sostuvimos que la estrategia del Gobierno del PP hacia Argentina era la peor, y no por una cuestión ideológica , sino porque cualquiera que conozca mínimamente la política argentina sabe que la amenaza es la peor arma a utilizar y sinónimo de descalabro.

Y después del ejemplo argentino, le sirvieron en bandeja a Evo Morales el ejemplo. Y si vuelven con las amenazas, que se prepare Repsol en Bolivia. Y aquí la petrolera española se juega tanto o más que en Argentina.

¿Alguien del Gobierno tiene un plan?
Fuentes de anteriores ejecutivos consultados por ELPLURAL.COM explican que cuando un gobierno, como lo hizo el argentino, empieza a lanzar rumores de nacionalizaciones, inmediatamente se activa a todas las embajadas de la zona, se pide información amplia y precisa y se desarrolla una tarea diplomática preventiva. La pregunta es muy seria: ¿Cuándo se enteró el Gobierno, cuando se enteró el ministro de Asuntos Exteriores, de que Evo Morales iba a nacionalizar Red Eléctrica ? Si se enteraron cuando el ejército ocupó la calle donde está la sede de la empresa, una hora antes de que Evo Morales lo anunciara por televisión, entonces Margallo y todo el equipo del ministerio de Asuntos Exteriores deben dar explicaciones, y muchas. Y debe haber ceses.