Pablo Casado no solo ha reorientado el discurso y el argumentario del Partido Popular, también ha cambiado toda su estructura. Caras nuevas y personas de su máxima confianza copan las listas y comandan sus huestes en los distintos territorios. Y en este juego de tronos popular se ha quedado fuera el número dos de Esperanza Aguirre, Íñigo Henríquez de Luna, quien pugnaba por ser su sucesor, pero su meteórica carrera parece haberse estrellado. No irá en las listas. De hecho, ni siquiera le responden a los mensajes ni a las llamadas. Un desenlace que parecía previsible teniendo en cuenta la opinión que tenían sobre él primeras espadas de la formación.

ElPlural.com desveló el contenido de los audios registrados en el despacho de Ignacio González gracias a un micrófono de la Guardia Civil en el marco de la Operación Lezo. En las grabaciones se pudo escuchar una conversación que tuvo lugar entre el propio González y Eduardo Zaplana en la que llaman “tonto de cojones” a De Luna y consideran que “tiene poco recorrido”.

Según cuenta el expresidente de la Comunidad de Madrid, Aguirre le llamó para pedirle consejo sobre cómo encarar el Congreso regional del PP de Madrid, en el que Cristina Cifuentes aspiraba a ser elegida como presidenta de la formación.

Ante el pánico de Aguirre sobre su candidato, Henríquez de Luna, González accede a tomarse un café con él. En dicho encuentro, González le recomienda que se fije como objetivo entrar en la Ejecutiva, no ganar el cónclave, dadas sus pocas posibilidades.

Así las cosas, González le sugiere que proponga una enmienda para que el ganador se vea obligado a colocar en la Ejecutiva al perdedor en caso de que éste supere el 10% de los votos.

Pero si algo quedó claro de esa reunión distendida, es que González y De Luna rajaron sobre Aguirre. El ahora repudiado en el PP le dijo al expresidente de la Comunidad de Madrid “cómo me acuerdo de todo lo que me decías de Esperanza”. Y según cuenta éste a Zaplana, “Yo le dicho a éste, ‘no puedes contar con Esperanza, no te va ayudar a Esperanza. Esperanza va a salvar solo su puto culo de siempre”.

En consecuencia, González le aconsejó buscar otros apoyos porque “con todo el cariño, todo lo que te identifique con esto es naftalina y tú ya eres naftalina”.