El portavoz de la Ejecutiva de PSN-PSOE, Juan José Lizarbe, ha anunciado esta tarde que en Navarra "se ha abierto una crisis de Gobierno" ante la "decisión unilateral" de UPN, su socio en el Ejecutivo Foral, de recortar en otros 132 millones de euros el presupuesto de la comunidad para cumplir el objetivo de déficit. Respondía así al anuncio de los recortes hecho esta mañana por el consejero de Economía, Álvaro Miranda, quien se ha comprometido con el Gobierno de Rajoy a ese esfuerzo adicional.

Intento de agradar a Rajoy
Los socialistas creen que UPN pretender "agradar" al ministro de Hacienda Cristóbal Montoro y los 132 millones de recorte adicional son una muestra "de su su voluntad de seguir las políticas de austeridad que exige el Gobierno de Rajoy". Explican que se enteraron del anuncio anoche e instaron a UPN a frenarlo al no haber contado con ellos para una decisión de esas dimensiones, pero han seguido adelante, de ahí la crisis de Gobierno.

Decisión unilateral tras haber negociado los recortes
El malestar del PSN-PSOE, como ha explicado Lizarbe, se debe a la decisión unilateral de UPN que ha provocado una "quiebra de confianza" y no hace ni dos semanas que habían cerrado un acuerdo para ajustar más de 50 millones tras "una negociación larga y dificil". Ahora instan a que UPN a "derogar la orden foral de recorte de 132 millones o a no aplicarla".

Margen para recuperar la confianza y negociar
Los socialistas navarros explican a ELPLURAL.COM que ahora se abre un plazo de unas días para que UPN maniobre para recuperar su confianza. Los recortes de 50 millones que habían sido pactados se hicieron sobre la base de no afectar a la Educación y a la Sanidad, y Lizarbe ha querido matizar que están dispuestos a negocias las medidas necesarias "pero no ha cualquier precio", por lo que no darán el visto bueno a los nuevos ajustes "si no se demuestra con datos su necesidad", apuntando en ese sentido que no se fían "de los datos cambiantes que se ofrecen cada 15 días, porque no sabemos si son reales o responden solo a la estrategia del PP de improvisación y falta de transparencia".