El consenso sobre el terrorismo en la campaña electoral británica ha saltado por los aires tras el último atentado en Londres. El líder laborista ha reclamado la dimisión de Theresa May, primera ministra y candidata de los conservadores, por los recortes en la plantilla de las fuerzas de seguridad que han provocado que haya 20.000 policías menos.

En la mañana del domingo, May anunciaba su intención de cambiar la legislación antiterrorista y endurecerla con medidas que alarguen el tiempo de detención y que permitan intervenir en Internet. Todo sin buscar consenso en el Parlamento ni en la oposición.

El laborista respondió a estas medidas acusando a May de "proteger al público a bajo precio" por sus recortes en seguridad y en la plantilla policial. Y ahora, Corbyn ha reclamado la dimisión de la primera ministra por esos mismos recortes en la financiación de las fuerzas de seguridad británicas cuando era ministra del Interior.

En una entrevista en la cadena ITV News, el laborista ha dicho que apoya su petición en la que ya han hecho otras personas “muy responsables” que se declaran “muy preocupadas” por la gestión del presupuesto de las fuerzas de seguridad.

Después de la reunión del comité de seguridad Cobra que ha presidido este lunes, May ha dado una rueda de prensa para defender su gestión tras el atentado, mientras que ha defendido que no es momento para que Reino Unido opte por un primer ministro que tiene que aprender cómo funciona el puesto.

Además, May ha asegurado que Corbyn arruinaría la negociación con la Unión Europea sobre el Brexit y “aceptaría” cualquier acuerdo propuesto por Bruselas, “aunque sea malo”. "Los burócratas de Bruselas entenderán que han llegado antes las Navidades si se adopta este enfoque", ha señalado

Los periodistas han echado en cara a May las declaraciones de la jefa de Scotland Yard, Cressida Dick, quien señaló que la Policía siempre aspira a tener más recursos. A lo que la primera ministra ha respondido que el Gobierno siempre ha dado a las fuerzas de seguridad los fondos que reclaman. Según May, el Gobierno conservador ha “protegido” el gasto dedicado a la Policía desde 2015, mientras que ha acusado a los laboristas de haberse opuesto a las subidas de fondos y a Corbyn de haber rechazado “dar nuevas competencias” a la Policía.