El domingo la euforia estaba desatada entre los medios conservadores. El reflejo estaba en las primeras páginas de los diarios en papel o en la participación de algunos tertulianos en programas televisivos después de confirmarse la investidura de Rajoy.

Este martes festivo la cosa no solo no cambia, sino que va más allá. Mariano Rajoy, al que algún periódico sitúa poco menos que en un lugar similar a grandes prohombres de la política mundial, ha hecho del “manejo de los tiempos, táctica política”, como indica el ‘ABC’, aunque obviando que el ahora tacticismo, era hace unos meses inacción -por ejemplo, en Cataluña- por la que recibía críticas de insignes populares.

Sin embargo, en este río de elogios en el que se aprecia cierta competencia insana entre los propios medios conservadores por ver cuál es el más empalagoso en la loa, algo llama este martes la atención.

El editorial de ‘La Razón’ titulado ‘Rajoy, la mejor garantía para la estabilidad democrática’ es todo un tratado de análisis ‘nada interesado’ de la figura del ya presidente, que parece que emerge de un Parlamento fragmentado del que forma parte “una amalgama de grupos radicalizados, de verbo encendido, escasas propuestas y con un ansia irrefrenable de poner en entredicho el mismo sistema parlamentario que los acoge”.

El diario conservador pone su ‘granito de arena’ al mostrar su deseo de que se “pulan aristas” con formaciones como el PNV; del PDC (ex CiU) no espera mucho el editorialista, pero hay que dar tiempo para volver a ‘hablar catalán en la intimidad’. Y esto dando casi por hecho que “la legislatura será más corta de lo deseable”.

“El papel desempeñado por el ya presidente del Gobierno fue central en la construcción de una mayoría parlamentaria moderada, reformista y consciente del trabajo por hacer”, indica ‘La Razón’.

Con independencia de otras cosas, señala que “está en juego nuestra salud democrática”, y lo reafirma con datos de una encuesta que publica sobre la situación política actual. Los asuntos que preocupan a los españoles son “economía, empleo, pensiones, protección social y política fiscal, seguidos de la Educación y la organización territorial”. Pero los españoles deben estar tranquilos porque en el medio de la ‘caverna’ “estamos convencidos de que Rajoy liderará con temple y responsabilidad este nuevo periodo”.

Como la labor de elogios al líder debe ser un círculo, es decir, sin fin o de principio a fin, el corolario perfecto lo pone otra información que publica en la sección de economía bajo el titular ‘Fitch avisa del riesgo económico que traería truncar la legislatura’. Avisados estamos.