"Tenemos que seguir todos insistiendo en que lo único que esperamos es que ETA se disuelva sin ningún tipo de condiciones", ha dicho Conde-Pumpido en unas breves declaraciones hechas en el Congreso después de entregar al presidente de la Cámara, José Bono, la última memoria de la Fiscalía General del Estado.

La disolución de ETA
El máximo responsable del Ministerio Fiscal ha subrayado que, mientras no se produzca la disolución de la banda terrorista, desde los poderes públicos seguirán luchando "con todo rigor", contra "los que estén cerca de ETA".

Las exigencias de los presos
En declaraciones al diario El País, el fiscal general consideró que "no es admisible en el momento actual que el comunicado diga que suscriben el acuerdo de Gernika, pero a continuación se condicione a una serie de exigencias que van desde una amnistía, la derogación de la doctrina Parot o que se elimine el máximo de 40 años de cumplimiento de penas". En su opinión, "desde ese punto de vista es intolerable".

Representantes con delitos de sangre
Conde-Pumpido criticó con dureza que los presos hayan permitido que les representen personas con delitos de sangre, "incluido el asesinato de un niño", en alusión a la escenificación del acuerdo este lunes, en Gernika, por Jon Agiriano y Gloria Rekarte. El fiscal del Estado opinó que los presos deberían haber elegido a personas "más neutras", sin delitos que son "inasumibles por los ciudadanos y una ofensa al conjunto de las víctimas de ETA".

En la misma línea
Conde-Pumpido insistió en que "el Gobierno, Interior y la Fiscalía están de acuerdo en que es ETA y la izquierda abertzale son las que tienen que dar todos los pasos y mientras eso no suceda seguirán luchando con todo rigor contra los que están cerca de ETA".  Sin embargo, el presidente del Gobierno, a diferencia del fiscal general, este lunes, valoró como "un paso significativo hacia el final de la violencia" el comunicado de los presos etarras en favor de vías democráticas.