La alcaldesa de Librilla (Murcia), Mar Hernandez Porras, en nombre de su ayuntamiento, ha denunciado ante la Fiscalía al candidato del PP a la Alcaldía, Francisco Alcón, por un presunto delito electoral de compra de votos, revelación de secretos y cohecho.

Una grabación, adelantada por la SER, desvela que Francisco Alcón le sugiere a su interlocutor, durante una llamada telefónica, que si le consigue "votos para el PP", le pagará una multa que le impuso la policía por circular sin la ITV y le conseguirá una vivienda de protección oficial.

Alcón, funcionario del Ayuntamiento de Librilla le dice a un vecino, según la denuncia, que no le puede quitar la multa porque ya ha hablado de ello en su Facebook: "Si te hubieras callado, esto tendría arreglo". Sin embargo, se ofrece a pagarle los 200 euros a cambio de votos y una vivienda.

El PP le obliga a dimitir

El PP de Murcia ha informado en un comunicado, que ha exigido y ha aceptado la renuncia del candidato a la Alcaldía de Librilla a las próximas elecciones municipales y autonómicas del próximo 26 de mayo. En su texto, añade que "el Partido Popular de la Región de Murcia rechaza de forma rotunda estos comportamientos inadmisibles y reprobables. Y por tanto, personas que entienden de esa manera la actividad política no pueden formar parte de una candidatura electoral ni representar nuestras siglas". La formación ha "iniciado el procedimiento para su expulsión inmediata como militante del partido" y ha nombrado candidato a Francisco Rubio Hernández.

Fuentes del Ayuntamiento han denunciado, además, que el jefe de campaña de Francisco Alcón es un agente de la Policía Local, lo que está prohibido por la Ley Electoral.