El fantasma de la ultraderecha desembarca en Andalucía tras el retroceso de la izquierda

Andalucía se ha erigido este domingo como el epicentro del terremoto que ha sacudido el mapa político español. El vuelco ha sido absoluto y ni la más rigurosa de las encuestas o el mejor de los analistas pudiera haberlo barruntado. El PSOE de Susana Díaz ha ganado las elecciones, sí, pero ha perdido la Junta. Sus 33 escaños sumados los 17 de Adelante Andalucía no otorgan a la izquierda mayoría ante una derecha comandada por el PP (26), Ciudadanos (21) y Vox, que irrumpe con fuerza con 12 diputados. Ni la más halagüeña de las encuestas para la ultraderecha hubiera vaticinado este resultado. Han obtenido 395.978 votos, un 10,97%. Sin duda alguna, el gran victorioso de estas elecciones

 

Decíamos que las elecciones andaluzas iban a ser clave tanto para la comunidad como para España y así ha sido. Pese a que el PSOE ha sido el partido más votado, la derecha ha conseguido sumar más que la izquierda, y con toda seguridad salvo sorpresa mayúscula, por primera vez en la historia democrática de Andalucía será otro partido diferente al PSOE quien presida la Junta

La llegada de Vox arrebata Andalucía a la izquierda

 

Los peores presagios se han cumplido: la extrema derecha ha entrado con fuerza en el Parlamento de Andalucía. Vox ha obtenido 12 escaños en las elecciones que han tenido lugar este domingo 2 de diciembre. El alto respaldo obtenido en la autonomía que a priori le era sociológicamente más adversa sitúa a los ultras en una posición óptima para seguir creciendo y consolidar su presencia en el conjunto del Estado. A lo largo de la última semana, la dirección del partido ya confiaba en obtener un buen resultado. Eran cuatro los factores que llevaban a Vox a ser optimistas respecto al resultado en las urnas: el efecto Vistalegre (desde que en octubre llenó su mitin en Madrid consiguió situarse como un actor político de primer nivel), la mala imagen del PP en Andalucía (Juanma Moreno no ha conectado con la ciudadanía y la renovación del partido con Pablo Casado al frente no ha ilusionado a la ciudadanía), la errática campaña electoral de Ciudadanos (que en apenas unos meses ha pasado de ser el socio responsable del PSOE en la Junta de Andalucía a abrir la puerta a pactar con la extrema derecha) y la pérdida del miedo del electorado de derechas a no recurrir al voto útil (dando de antemano las elecciones por perdidas y asumiendo que el PSOE sería el partido más votado).

Susana Díaz: "Ha entrado la extrema derecha en España"

“Es una responsabilidad ser el dique de contención de la extrema derecha en Andalucía para que eso no se reproduzca” en el resto de España. Con estas palabras, la candidata del PSOE, Susana Díaz, invita a “todos los partidos” a explicar si “van a sumar sus votos a la extrema derecha”. “A partir de mañana abriré el diálogo”, insiste Díaz. La candidata del PSOE, Susana Díaz, ha admitido que hay un “retroceso de la izquierda” a pesar de su victoria. Pero destaca que “lo grave es que ha entrado la extrema derecha en España y ha entrado en el parlamento de Andalucía”. En este sentido ha hecho un llamamiento a “las fuerzas constitucionalistas” para frenar a la extrema derecha. “Y que cada uno diga a quién da sus votos”, espeta. "Si el resto de fuerzas políticas prefieren sumar sus votos a la extrema derecha, que lo digan".

 

 

 

 

Casado: "Que Sánchez vaya pensando en convocar elecciones"

El presidente del PP, Pablo Casado, ha anunciado este domingo negociaciones para que el Partido Popular gobierne en Andalucía tras unos comicios en los que ha visto "ratificado" su proyecto frente al "fracaso histórico" que, a su juicio, ha cosechado el jefe del Ejecutivo, Pedro Sánchez. "Ésta es la primera cita para que el PP regrese cuanto antes al Gobierno de España", ha declarado Casado en una rueda de prensa en la sede nacional del PP, en la que ha aparecido rodeado del secretario general del PP, Teodoro García Egea, los vicesecretarios del partido y varios diputados. Todos ellos han reconocido su euforia porque el PP tiene opciones de gobernar la Junta después de 36 años de Ejecutivos socialistas.

El otro gran perdedor de la noche: el CIS

Los resultados de las elecciones al Parlamento de Andalucía contradicen la encuesta del Centro de Investigaciones Sociológicas (CIS) del pasado 14 de noviembre, que no previó la caída del PSOE ni la fuerza con la que Vox ha entrado en el legislativo autonómico. El sondeo concedió a la candidata socialista, Susana Díaz, entre 45 y 47 escaños, los mismos que tenía hasta esta noche, y el 37,41 por ciento de los votos, pero ha logrado al final 33 parlamentarios y el 28 por ciento de apoyos.