Un centenar de diputados del grupo socialista han remitido esta tarde una carta individual al presidente del Congreso, Jesús Posada, en la que le piden amparo y explicaciones ante el veto de la Mesa a la moción del PSOE sobre el caso Bárcenas y le instan a que reconsidere esa decisión. También la Izquierda Plural ha enviado un escrito a la Mesa del Congreso para que reconsidere el veto a su moción al considerar que fue rechazada con un criterio "arbitrario y partidista" y que sólo se justifica por motivos de "oportunidad política".

Fuentes socialistas han explicado a Efe que este grupo presentará mañana un recurso a la Mesa contra la decisión de este órgano de no permitir el debate, en el pleno de ayer, de esta iniciativa en la que el principal grupo de la oposición denunciaba las "mentiras" del presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, sobre el extesorero del PP. En la misiva -con el mismo texto pero firmada individualmente- los diputados socialistas expresan su "más enérgico rechazo" a la decisión de la Mesa y piden a Posada que les informe de los argumentos jurídicos en los que "se pretende fundamentar" el veto.

Informe jurídico
Asimismo piden el informe de los servicios jurídicos de la Cámara que recoge esa argumentación y confían en que Posada atienda su petición "desde el convencimiento de que la Presidencia de la Cámara no puede actuar al dictado del Gobierno". "Hurtar el derecho a debatir asuntos e iniciativas a los grupos parlamentarios no sólo perjudica a dichos grupos sino también a los millones de ciudadanos a los que sus diputados representan", señalan los socialistas en la carta. Por eso piden a Posada que "reconsidere una decisión que deslegitima la magistratura que ostenta y produce un daño irreparable a la institución" que preside.

Abierto a buscar "una fórmula"
Este mediodía, la portavoz socialista en el Congreso, Soraya Rodríguez, ha confirmado que su grupo recurrirá la decisión de la Mesa de vetar el debate de su moción y ha advertido al PP de que no admitirá "la censura previa y antidemocrática" que, a su juicio, está aplicando con su mayoría. Después, el presidente de la Cámara Baja, Jesús Posada, se ha mostrado abierto a encontrar una "fórmula" que permita el debate tanto de esta moción consecuencia de interpelación como de otra similar, que también fue vetada por la Mesa, presentada por la Izquierda Plural.

Sin "límites materiales"
Por su parte, de acuerdo con las alegaciones de la Izquierda Plural, que no se plantea, de momento, cambiar ni una coma del texto de la moción, el Reglamento de la Cámara no regula "ningún requisito de admisibilidad ni establece límites materiales" en la presentación de la iniciativa. En todo caso, añade, únicamente parece exigible que haya una conexión con el debate de la interpelación que le precedió, una condición que este grupo parlamentario asegura cumplir.

No es una moción de censura "encubierta"
Rechaza que el objetivo de la moción sea plantear una moción de censura "encubierta", como justificó el órgano de Gobierno de la cámara para no incluir la moción en el pleno de esta semana. La decisión de la Mesa -insiste la Izquierda Plural-, que carece de "la más mínima motivación" y no tiene precedentes en el Congreso, supone una "vulneración" del derecho fundamental de los parlamentarios.