“Nuestro plan inmediato es continuar llevando el debate del documento ‘Mucho POSE por hacer’ a todas las federaciones”, ha explicado a ELPLURAL.COM un miembro del entorno de la dirigente socialista, que ha subrayado que ésta “no va a modificar las que eran sus intenciones, ni su calendario” por la confirmación pública de las aspiraciones de Rubalcaba.

Chacón insiste en el debate de proyectos sobre el de líderes
“Nuestra preocupación prioritaria, lo que lleva a Carme Chacón hoy a Extremadura, y el día 2 a la Comunidad Valenciana, y luego a Murcia… es promover el debate de ideas, de proyectos, de escuchar a las bases del partido y a la gente… Promover una profunda renovación del proyecto socialdemócrata. El debate de las ideas, no de las caras, profundizar en la exigencia de un funcionamiento más democrático en la vida del partido... Y a eso vamos a dedicarnos en todos estos próximos días”.

Lejos, por tanto, de apresurarse a ‘responder’ al gesto de Rubalcaba, entre estas fuentes se piensa que es la aparición del manifiesto, firmado por más de 30 exministros y dirigentes  socialistas, lo que ha provocado  “las urgencias de Rubalcaba” y le ha llevado a apresurar sus pasos. Alguno muy criticado.

Promoción de las ideas del manifiesto “Mucho PSOE por hacer”
Entre los firmantes y promotores del manifiesto, por ejemplo, se califica la reunión de Rubalcaba con el presidente andaluz Griñán como, “la imagen del viejo partido, el del ‘apaño entre los líderes’ que ‘se lo dan hecho a la gente’, en lugar de promover el debate democrático de ideas desde las bases”.  En este mismo sentido se explica  que este grupo que se mueve en torno a Carme Chacón “no busca adhesiones personales, sino gente que promueva el proyecto que hay tras el manifiesto “Mucho PSOE….”, lo que nos lleva a obtener –según estas fuentes- un creciente apoyo”.

También en el entorno de Chacón se ve con desconfianza el papel que están jugando las estructuras de Ferraz. “No puede ser que la maquinaria del partido trabaje por una candidatura”, se nos ha dicho, y se critica, por ejemplo, la renovación de algunos contratos de cargos que “están trabajando por la candidatura de Rubalcaba en lugar de mantener la exigible imparcialidad desde los órganos del partido”.