Lo dijimos hace un par de días: Cospedal estaba aplicando un “impuesto revolucionario” en Castilla-La Mancha que pagan todos los padres cuyos hijos son usuarios del servicio de comedor, destinado a financiar el funcionamiento de los colegios a pesar de que estos menesteres son de exclusiva competencia de la Administración castellano-manchega. Hoy, CC OO hace público un comunicado en el que recoge la circular remitida a los centros públicos en la que se les informa de que recibirán una cantidad menor de la que les corresponde para gastos de funcionamiento, y que el importe que les falte hasta llegar a la cantidad necesaria lo completen con la sobrecuota que se les cobra a las familias que hacen uso del comedor escolar. “Este canon, en principio destinado para reposición de materiales de comedor, es en la práctica, y sin que las familias lo sepan, una cantidad muy superior a la requerida para reponer vasos, platos y cubiertos”, denuncia Carmen Iniesta, de la Federación de Enseñanza de CC OO.

Dos ejemplos prácticos
Así las cosas, el sindicato recoge dos ejemplos prácticos donde queda claro, como es el caso de un colegio de Albacete, que de los 4,77 euros que paga un niño por el comedor, la empresa privada que sirve los menús se queda con 4,50 y devuelve al centro los 27 céntimos restantes. Esto supone que, al cabo del curso escolar, con 175 días de comedor de media, cada niño de ese colegio paga por el servicio de comedor 47,25 euros más de lo que cuesta la comida (incluyendo el lucro de la empresa).  En otro ejemplo de un CEIP de la provincia de Toledo, este canon supone 0,67 euros por comida y 0,30 por aula matinal (desayunos), de tal forma que un alumno  que use ambos servicios paga cada día un sobreprecio de casi un euro (0,97 céntimos). Al final de curso esa familia habrá abonado 169,75 euros de más.

Utilización de fondos de dudoso cobro…
Así, con las aportaciones que sin saberlo están realizando los padres cuyos hijos utilizan los comedores escolares, los centros docentes que ofrecen este servicio han acumulado fondos remanentes de varios miles de euros. Pues bien, “después de suprimir las becas de comedor justo cuando las familias más lo necesitan y cuando para muchos niños esa comida es la única que hacen al día, el consejero de Educación del Gobierno de Cospedal ha dado orden de coger el dinero que se les cobra de más a esos niños y destinarlo a pagar los gastos generales de sus colegios”, añade la sindicalista.

…Para gastos de funcionamiento
CC OO recuerda que la resolución remitida a los colegios (ver documento) señala textualmente que: “a la vista de los remanentes generados en el programa 423 A-C de los centros docentes que prestan el servicio de comedor escolar, se ha considerado conveniente autorizar a los centros docentes a utilizar ese saldo para hacer frente a los gastos de funcionamiento durante el ejercicio 2015”. Gastos referidos a teléfono, fotocopias, folios, tizas, cartulinas, pegamentos y “demás materiales que debería pagar la Consejería de Educación, lo pagan las familias que usan el comedor escolar”, denuncia la responsable de la FE-CCOO CLM.

Un “impuesto” discriminador
Pero no solo eso, ELPLURAL.COM ya recordaba el domingo que este “impuesto revolucionario” solo lo pagan las familias que llevan a sus hijos al comedor escolar, por lo que, además de una aplicación de dudosa legalidad, es a todas luces selectivo y discriminador. De ahí el enfado de la central sindical que acusa al Gobierno de Cospedal, “un año más, de reducir la partida de gasto corriente a los centros escolares; y ahora tiene la desfachatez de ordenar que ese déficit lo cubran las familias cuyos hijos utilizan el comedor escolar”, concluye Carmen Iniesta, “reclamamos a la Consejería de Educación que informe detalladamente de cuánto dinero están pagado de más las familias que utilizan el servicio de comedor de sus colegios”. Cantidad que oscila entre los 50 y los 150 euros de más por cada hijo que utiliza el comedor escolar.