El vicesecretario de Comunicación del PP, Pablo Casado, ha dado muestras de su desconexión de la realidad y de su escasa sensibilidad al comparar el trabajo de las limpiadoras de los hoteles con el que realiza su hermano médico.

En una intervención en el Club Siglo XXI, Casado fue preguntado por una trabajadora, que denunció la precariedad laboral, la sobrecarga de trabajo y la eventualidad a las que se somete a las camareras de piso: deben limpiar 400 habitaciones al mes para cobrar sólo 800 euros. "¿Si la economía va tan bien, por qué las camareras de piso cobran dos euros por limpiar cada habitación?", preguntó esta mujer.

Como mi hermano médico
El dirigente popular, que representa la renovación dentro de su partido, respondió a la trabajadora: "Mi querida gobernanta, tenemos que mejorar las condiciones laborales. No es sólo un problema que pueda tener tu equipo. Las cifras que das, unas 15 o 20 habitaciones al día, son las consultas que pueden tener mi hermano, que es médico en un hospital público".La afirmación de Casado provocó la carcajada generalizada de los presentes en el encuentro.