Antonio Miguel Carmona y Esperanza Aguirre.



No le habrá hecho mucha gracia a Esperanza Aguirre desayunar esta mañana con El Mundo, uno de sus periódicos favoritos. Aunque si es cierto lo que narra el periódico en su sección "Nos cuenta qué..." es posible que ya le hubiera avisado su marido. Y es que el conde de Murillo, Fernando Ramírez de Haro, tuvo que asistir el miércoles a una comida que no le debió sentar muy bien, y no por la digestión precisamente.

El miércoles, el candidato del PSM a la Alcaldía y rival de Aguirre, Antonio Miguel Carmona, tenía marcado en su apretada agenda un almuerzo en La Posada de la Villa, un famosa asador del siglo XVII en la Cava Baja, en pleno Madrid de los Austrias.

La tertulia de los gatos
Sus acompañantes eran un grupo de empresarios y profesionales que suele reunirse bajo el apodo de La tertulia de los gatos, en referencia al apodo que reciben los madrileños. Y entre los integrantes, además de exdirigentes del PP, estaba Fernando Ramírez de Haro, esposo de Aguirre.

"Próximo alcalde"
"El también conde de Murillo -narra El Mundo- se sorprendió al constatar que varios asistentes se dirigían a Carmona como 'próximo alcalde', dando por hecho que su esposa no tendrá mayoría absoluta y no podrá pactar para ser alcaldesa". Ni el mejor cordero de Madrid te salva de un mal trago como ése.