El Ayuntamiento de Madrid podría no renovar el contrato con las consultoras Fitch y Standart&Poor´s. Las conocidas firmas de recalificación de deuda, que cumplen su contrato en diciembre, tras una relación que se inició en 2002, podrían dejar de prestar este servicio al consistorio en 2016.

El concejal de Hacienda, Carlos Sánchez Mato, ha alegado que "son muchos los ayuntamientos que no mantienen ningún tipo de relación contractual con agencias de calificación". En este sentido, desde la delegación de Hacienda admiten no tener ninguna intención de endeudarse o solicitar préstamos con el dinero de los contribuyentes, así como remarcan que su prioridad es "potenciar el ahorro en partidas que no benefician directamente a la ciudadanía y concentrar todos los esfuerzos en el gasto social y la inversión en equipamientos para los distritos". 





Esta decisión llega tras una conversación telefónica mantenida entre las partes implicadas, donde es posible entrever el tono de inquietud y perplejidad por las acciones que están estudiando desde el Consistorio. Por su parte, las agencias, que con su informe de solvencia permiten y atraen la llegada de inversores para refinanciar la deuda contraída, se confrontaron y esgrimieron su posición, declarando que "en caso de algún que, en algún momento en el futuro, se decidiese no pagar una deuda o reestructurarla, que tengáis claro las implicaciones que tiene en el Ayuntamiento de Madrid." 





Al margen de la discusión, entidades públicas y privadas, que suelen contratar estos servicios que les influye de forma sistemática en su emisión de deuda, establecen por defecto un contrato contractual con las agencias solicitadas. No obstante, la calificación que se hace sobre los países no requieren de un acuerdo estipulado, sino que se hace de manera automática. No ocurre lo mismo con otras administraciones públicas como Ayuntamientos o CC.AA.





S&P en su última calificación mantuvo la nota de la capital y calificó su deuda como BBB/A-2. En ese momento, la agencia hablaba de "una solida gestión financiera de la ciudad", que en septiembre amenazó con desacreditar debido a "inciertos efectos" al decidir acometer una auditoría sobre las cuentas públicas.





En ese sentido, ya están auditando Madrid Destino, donde tanto Ayuntamiento como agencias esperan no tener ningún "pufo". A la espera de los resultados, ambas consultoras confían en que cumplan con sus pagos y no incumplan sus obligaciones, derivando culpas a terceros. Desde el equipo de Carmena han señalado que "hablar al Ayuntamiento y preguntarle si va a incumplir la ley creo que es una pregunta capciosa. Nuestro objetivo no es incumplir la ley sino conocer lo que tenemos hasta ahora para ser lo más responsables con el dinero de los contribuyentes", según se puede oír en los audios que ha publicado la SER.