Carlos Fabra, presidente de la sociedad pública promotora del aeropuerto de Castellón (Aerocas) / EFE-Archivo Carlos Fabra, presidente de la sociedad pública promotora del aeropuerto de Castellón (Aerocas) / EFE-Archivo



El perito de la Agencia Tributaria Conrado Caviró ha afirmado hoy que la forma de operar del matrimonio de Carlos Fabra y Amparo Fernández era "la primera que incluyen los manuales de estudio de afloración de dinero negro". Caviró ha hecho estas manifestaciones en su comparecencia como testigo en la octava sesión del juicio que se celebra en la Audiencia Provincial de Castellón contra el expresidente de la Diputación Carlos Fabra, por tráfico de influencias, cohecho y delitos contra la Hacienda pública, y otros cuatro imputados.

El truco del crédito
Para el perito, la forma de operar de Fabra y Fernández consistente en "pedir un préstamo y luego ir pagando y amortizando las cuotas con dinero en efectivo cuyo origen no está acreditado" es una muestra de "afloración" o blanqueo de dinero negro. Según el perito, esta forma de administrar el dinero es "extravagante" y los "patrones" de funcionamiento "no pueden tener ninguna justificación". Ha explicado que "para no llamar la atención" en la "afloración" de dinero negro, se suele "pedir un préstamo para justificarla de manera paulatina". El perito ha explicado que cuando se llevó a cabo la investigación de la fiscalidad de Fabra y su exesposa, Amparo Fernández, entre 1999 y 2004, era jefe de la Unidad de Apoyo de la Agencia Tributaria a la Fiscalía Anticorrupción.

Otro de los peritos, Javier Rubio, que también pertenecía a esta unidad, ha detallado que la "afloración" de dinero negro se pone de manifiesto en este caso por el "fraccionamiento" de las cantidades, ya que "se hacían varios ingresos en efectivo en la misma cuenta. Rubio ha puesto como ejemplo de este modo de operar es que en dos días laborables en julio de 1999, se hicieron "18 ingresos fraccionados en efectivo por valor total de 76.000 euros".

El dineo de las amortizaciones no cuadra con los ingresos
Según Caviró "ni la cuarta parte de los pagos de las amortizaciones" de los diversos créditos que tenía el matrimonio, "sale de las cuentas bancarias" que poseían.
También ha dicho que en el periodo analizado, el matrimonio gastó 1,9 millones de euros con tarjeta de crédito, y que las cantidades de 6.000 euros o por encima "solo son las operaciones de casino". El abogado de la defensa de Carlos Fabra, Javier Boix, ha incidido en sus preguntas en el tema de los gastos en el casino al perito Caviró, y le ha llegado a decir que si no sabe cómo funcionan "por las películas".

Matrimonio "muy activo" económicamente
Caviró ha dicho que para poder "atender el nivel de consumo" de 1,9 millones de euros en gastos de tarjeta "hacen falta recursos en la cuenta corriente", una parte "fundamental" de ellos, ha agregado, "son los 3,2 millones de euros de ingresos en efectivo" que se produjeron en las cuentas del matrimonio en el periodo analizado. El origen de esos 3,2 millones de euros, ha reiterado el perito, "no se corresponde con las fuentes de renta del señor Fabra y la señora Fernández".
El perito propuesto por la defensa de Carlos Fabra, Juan Alberto Marco, ha señalado que los préstamos que obtuvo el matrimonio en esos años "son crecientes" y que poseían "un patrimonio sustancial". Para Marco, el matrimonio Fabra-Fernández, era "muy activo" en cuanto a actividad económica se refiere.

Piden 13 años de prisión para Fabra
Al final de la sesión de hoy las partes han elevado a definitivas las calificaciones con pequeñas modificaciones que no han variado en las penas. Así, se mantiene la petición de 13 años de prisión para Fabra, 6 años de prisión para Fernández por tres delitos fiscales, y de 4 años de prisión para el empresario que denunció a Fabra, Vicente Vilar y 4 para su exmujer, Monserrat Vives, por sendos delitos de cohecho, y 1 año de prisión para el exsenador del PP Miguel Prim por un delito de tráfico de influencias. La sesión se reanudará el martes 29 con la exposición de los informes de las partes.