El candidato del PP y presidente de la agrupación de Torrelodones Arturo Martínez Amorós ha renunciado a presentarse a las elecciones municipales, tras difundirse sus facturas pendientes de pago, entre ellas el Impuesto de Bienes Inmuebles (IBI). Él justifica su decisión por el "ataque contra su persona", con "una clara intencionalidad política".

En un comunicado, el dirigen popular explica que se ha utilizado "la difusión, a través de un medio de comunicación, de datos privados que deberían estar custodiados por el Ayuntamiento"  sobre "circunstancias especialmente delicadas" para su familia, y esto le ha hecho considerar si "merece la pena seguir luchando". "En mi caso la respuesta es claramente NO", subraya.

Martínez Amorós asegura que dedicó "muchas horas de dedicación a la vida pública en detrimento" de su familia, pero su candidatura le supuso "una gran alegría".  No obstante, tras la "sucia pelea" contra él por personas que "no entienden la política como un servicio público" y que "no todo vale en política", toma la decisión de abandonar, con "todo el dolor" de su corazón y con "un sentimiento de frustración difícilmente definible".

El candidato reconoció sus deudas

El pasado jueves 11 de abril trascendió en los medios de comunicación que el Ayuntamiento de Torrelodones ordenó embargar el sueldo del candidato popular por el impago del IBI y, además, que tenía deudas pendientes con la comunidad de propietarios donde tiene su residencia, por más de 1.000 euros.

Arturo Martínez Amorós confirmó la existencia de los impagos, y explicó que se deben a una “situación económica familiar complicada”, que el IBI lo estaba pagando de manera fraccionada, tal y como acordó con el Ayuntamiento de Torrelodones, y que haría frente a la deuda que tiene con la comunidad de vecinos de su urbanización.