El vicepresidente primero de la Comisión Europea, Frans Timmermans, ha defendido el acuerdo con Turquía para la deportación de los inmigrantes irregulares llegados a Grecia, incluidos los refugiados sirios, y ha asegurado que "no habrá ni devoluciones en caliente ni colectivas", porque cumplirá con todas las disposiciones del derecho internacional.   

"Quiero ser claro con esto, no podrá haber deportaciones colectivas ni devoluciones en caliente", ha afirmado Timmermans, quien ha atribuido a "malentendidos en la última semana" las dudas sobre la legalidad del preacuerdo logrado el pasado lunes por los líderes de la UE con el primer ministro turco, Ahmet Davutoglu.


Sin alternativas
De cara a la cumbre en la que las partes esperan cerrar el pacto este jueves y viernes, Bruselas ha presentado un documento con los "principios" que seguirá el acuerdo una vez se concrete.

Timmermans ha insistido en que no hay alternativa a negociar con Turquía para contener la crisis de refugiados y ha considerado "hipócritas" a quienes sostienen lo contrario. El responsable europeo ha defendido que el acuerdo con Turquía es necesario para "romper el modelo de negocio de los traficantes de personas" y dejar claro a los refugiados que sólo tendrán asilo en la UE si llegan de manera legal.