El presidente del Santander ha hecho estas declaraciones tras presentar en la capital cántabra el futuro Centro de Arte Botín, una instalación que abrirá sus puertas en el año 2014 y supondrá una inversión de 62 millones de euros por parte de la Fundación Marcelino Botín que preside el banquero.

Recuperación “excepcional”
Horas antes, José Blanco, ministro de Fomento y portavoz del Gobierno, ha explicado en rueda de prensa, tras el Consejo de Ministros, en qué consiste la recuperación “excepcional” de este impuesto por dos años. No obstante se incrementa de 108.000 a 700.000 euros el mínimo exento de declarar y de 150.000 a 300.000 euros la deducción por vivienda habitaul.

“Sólo el 0,6%”
Blanco ha subrayado que "sólo el 0,6 % de los millones de contribuyentes" tendrán que pagar este tributo, alrededor de 160.000 ciudadanos. Ha insistido en que se trata de una medida excepcional que se toma en un momento de excepcionalidad económica, en el que "son muchas las familias que tienen que apretarse el cinturón".

Blanco responde a las críticas
Además, ha hecho hincapié en que la "inmensa mayoría" de los españoles no tendrán que pagarlo, con lo que las clases medias en modo alguno se verán afectadas. En tono irónico y ante las críticas expresadas por algunos partidos como el PP, el portavoz ha dicho que ya les gustaría a muchos españoles tener el patrimonio suficiente como para verse obligados a presentar declaración.

“Estarían encantados”
"Millones de españoles estarían encantados de pagar este impuesto", ha expresado Blanco, que ha asegurado no entender como el PP avala recortes en la educación pública en algunas comunidades autónomas, pero se niegan a que quienes más tienen contribuyan en mayor medida a salir de la crisis.

Un esfuerzo a los que más quieren
"Lo justo a juicio del Gobierno es no recortar en educación sin pedir un esfuerzo a los que más tienen. Lo justo es repartir las cargas de la crisis", ha dicho Blanco. El Gobierno confía en contar con el apoyo mayoritario del Congreso la próxima semana para convalidar el decreto y con esa finalidad el ministro de la Presidencia, Ramón Jaúregui, ha iniciado hoy las conversaciones con las formaciones políticas.

1.080 millones de euros
La recaudación estimada será de 1.080 millones de euros anuales, que ingresarán las comunidades autónomas, puesto que tienen cedida la gestión de este tributo. En este sentido, ha asegurado que no se podrán mantener las compensaciones de 2.097 millones anuales que el Gobierno venía pagando a las autonomías desde que en 2008 decidió congelar este impuesto. "No se compensará a quienes no lo apliquen", ha afirmado.

"No es lealtad"
No obstante, ha eludido precisar si para eliminar dicha compensación es necesaria la reforma de la ley del sistema de financiación autonómica en la que está incluida, con lo que tampoco ha concretado si el próximo ejercicios se seguirán trasfiriendo los 2.097 millones de resarcimiento. "No se corresponde con el principio de lealtad que las comunidades que decidan boicotear la aplicación del impuesto pretendan que se les siga compensando", se ha limitado a decir.