Imagen de televisión de varios contenedores en la calle Orense con basura sin recoger como consecuencia de la huelga que comenzó esta medianoche en Madrid y que afecta al servicio de limpieza viaria y al mantenimiento de los jardines, convocada por los sindicatos ante la pretensión de varias empresas concesionarias de estos servicios de despedir a 1.144 trabajadores, de los aproximadamente 6.000 que suman las plantillas. EFE Basura sin recoger en la madrileña calle Orense el pasado miércoles / EFE



En la cuarta jornada de la huelga indefinida de limpieza viaria y de jardines que vive Madrid, la alcaldesa Ana Botella se ha reunido este viernes en su despacho con representantes de tres de las cuatro adjudicatarias del servicio, Sacyr, FCC y OHL, Lo ha hecho para interesarse por el estado de las negociaciones con los sindicatos, según han confirmado fuentes municipales. Otras fuentes conocedoras de la reunión han asegurado que la alcaldesa les ha presionado para que intenten solucionar el problema cuanto antes, recordándoles la obligación de cumplir sus obligaciones contractuales y que el Ayuntamiento de Madrid velará por que eso sea así.

Suciedad patente en la ciudad
Mientras la basura rebosa las papeleras y se esparce por las calles de Madrid, muchos madrileños expresaban hoy su indignación por la suciedad que genera la huelga, pero también mostraban comprensión por los motivos de los trabajadores. Papeles, envoltorios, plásticos, bolsas, latas, botellas, colillas, pañales y restos de comida se esparcen junto a muchas fachadas, en el borde de las aceras, bajo las paradas de los autobuses o atrapados en los alcorques de los árboles.

Comprensión ciudadana
Junto a las quejas por la "porquería", los testimonios ciudadanos mostraban al menos cierta comprensión hacia la huelga, convocada por un ERE que afecta a más de 1.100 trabajadores en tres de las cuatro empresas que prestan este servicio para el Ayuntamiento. "Todo lo que sea proteger tu puesto de trabajo es entendible", decía un vecino de San Blas, mientras que una joven aseguraba comprender a los trabajadores "que ya cobran muy poco y todavía quieren bajarles más el sueldo y que trabajen el doble".

Ayuntamiento, Gobierno regional y patronal culpan a los piquetes
Antes de la reunión con Botella, la directora general de Zonas Verdes, Limpieza y Residuos del Ayuntamiento de Madrid, Marta Alonso, había culpado a los piquites de que no se cumplieran los servicios mínimos, establecidos en un 40% en el caso de la limpieza y 25% en el mantenimiento de jardines. La patronal mantiene esa misma versión, asegurando que solo han podido trabajar los trabajadores escoltados por la Policía. Por su parte, el presidente de la Comunidad de Madrid, Ignacio González, ha instado a actuar contra "aquellos llamados presuntos piquetes" que "bajo este eufemismo" alteran el "orden público" y provocan "daños al patrimonio de todos" durante la huelga de limpieza viaria de Madrid.

Policías de escoltas en lugar de otros servicios
Comisiones Obreras (CCOO) ha reprobado que la Policía Municipal de Madrid esté dedicando "entre un 30 % y un 50%" de las patrullas a vigilar la huelga indefinida de limpieza viaria "en detrimento del resto de servicios", un despliegue inédito según el sindicato. Por su parte UGT, mayoritario en el sector, ha cifrado hoy, cuarta jornada de huelga, entre el 97 % y 98 % el seguimiento de la huelga indefinida y ha indicado que las negociaciones con las empresas adjudicatarias del servicio no avanzan. El portavoz del sindicato de CGT en la mesa sectorial de la limpieza viaria de Madrid, Francisco Javier Palacios, ha denunciado que en "algunos casos" los servicios mínimos de la huelga indefinida del sector no han podido trabajar porque las empresas se "niegan" a darles ropa de trabajo.

González ha remarcado que el Gobierno de la Comunidad de Madrid no está "directamente implicado" en este conflicto porque es una cuestión municipal y ha agregado que hay que respetar el derecho de huelga, pero también los derechos "de los demás".
La Policía Municipal de Madrid va a reforzar este fin de semana su dispositivo preventivo habitual "antibotellón" para evitar que se depositen más residuos en la vía pública mientras dura la huelga.
El portavoz socialista en el Ayuntamiento de Madrid, Jaime Lissavetzky, ha insistido hoy en su petición a la alcaldesa de Madrid, Ana Botella, de que rescinda el contrato con las empresas concesionarias del servicio de limpieza urbana si no son capaces de cumplir las condiciones estipuladas.