En su último acto oficial como presidente del Congreso, Bono ha agradecido al jefe del Ejecutivo en funciones, José Luis Rodríguez Zapatero, que haya dado a España "lo mejor" de sí mismo en tiempos difíciles.

Acierto para Rajoy
Al mismo tiempo ha deseado al próximo presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, "acierto" en sus decisiones y que su "navegación" sea "fecunda y constructiva por el bien de todos", eso sí, con el apoyo de los adversarios políticos, "tan necesario en los momentos de adversidad".

Unión de todos los partidos frente a la crisis
El discurso de Bono ha estado centrado en pedir a los representantes políticos que busquen consensos en estos momentos, porque quien no arrime el hombro, ha advertido, "no va a estar a la altura política y moral que exigen los españoles más necesitados de solidaridad y ayuda". "Los muchos españoles que no llegan a fin de mes nos reclaman unidad; caminen juntos, pónganse de acuerdo, nos dicen de manera clara y contundente", ha advertido.

Nueva mayoría
Ha recordado que el pasado 20 de noviembre los ciudadanos hablaron "con fuerza y nitidez", y reclamaron mayoritariamente un relevo en el Gobierno. "Es momento de una nueva mayoría", ha señalado Bono, quien ha aprovechado entonces para despedirse de Zapatero.

Despedida de Zapatero
Con "profundo cariño" hacia el presidente en funciones, Bono ha dicho que Zapatero ha dado "lo mejor de sí en un tiempo muy difícil" y ha expresado su confianza en que "cuando la mar se calme, cuando la tempestad amaine" se podrá contemplar "en toda su dimensión" su obra como gobernante.

Mensaje a Rajoy
También ha tenido Bono palabras y consejos para Rajoy -que le ha escuchado con semblante serio-, a quien ha deseado "acierto" en sus decisiones, el apoyo de sus adversarios en estos momentos de adversidad y una "navegación fecunda y constructiva por el bien de todos".

Fuera dogmas
José Bono ha pedido a los gobernantes y los partidos políticos que se alejen de las "certezas absolutas" y de los "dogmas partidistas", así como del "ceremonial cortesano que busca más la adoración al jefe que el servicio a los ciudadanos".

Fin de la "pesadilla" de ETA
Ha sido al comienzo de su intervención cuando Bono ha recordado que éste es el primer aniversario de la Constitución que se celebra sin la amenaza de ETA, y ha aprovechado para señalar que gracias a "los partidos que han dialogado", a las fuerzas de Seguridad del Estado, a los jueces y a Francia, España ha acabado con esta "pesadilla".

Cariño a España
En éste su último gran acto oficial antes de dejar la Presidencia del Congreso, Bono ha pasado a un plano más personal al señalar que se va "sin más pasión política que el cariño a su país", que deja este puesto "queriendo España". "No tengo, ni tuve, ni tendré complejos en confesarlo, frente a las críticas serenas o a las chanzas de bajo calibre intelectual o patriótico", ha dicho Bono.

Camino común
Con el presidente del Senado a su izquierda y con Zapatero y Rajoy a cada lado, Bono ha concluido insistiendo en pedir a todos que se pongan de acuerdo "para llegar más lejos, y para que nadie se quede en el camino".